ACEITUNA: ENTRE EL CINISMO Y LA DESVERGÜENZA. UN NUEVO ENGAÑO DE LA BURGUESÍA

Llevamos unos meses escuchando a la nefasta Presidenta de la Junta de Andalucía, y  a sus adláteres CCOO, UGT y CEA, hablar de defender a la aceituna de mesa y a la aceituna negra con respecto de la amenaza hacia éstas de la política económica desarrollada por el gobierno estadounidense, por la que éste ha impuesto una serie de aranceles a unas determinadas mercancías y productos, entre los que se encuentran éstos.

El pasado mes de junio, en la Diputación de Sevilla, se aprobó una Declaración Pública de apoyo al sector de la aceituna negra de mesa, firmada por todos los partidos políticos con representación en ella – PP, PSOE, IU, C’s y PARTICIPA SEVILLA (PODEMOS) – culpabilizando a esta medida adoptada por el gobierno del fascista Trump de las pérdidas que se puedan originar en dicho sector que, según dicha Declaración, los partidos firmantes la cuantifican en “unas pérdidas que, de no revertirse la situación, supondrán 350 millones en 5 años. Y 700 millones, si se prorrogan los aranceles.”.

Cualquiera que lea la Declaración Pública de la Diputación de Sevilla, que se está pasando por los distintos ayuntamientos de dicha provincia para que éstos la secunden, dirá que estos partidos están defendiendo los intereses del sector aceitunero, y los puestos de trabajo que genera ¿Pero esto es realmente así? ¿Nos dicen toda la verdad y no nos ocultan nada? Veamos:

  • En la temporada 2017/18, según la patronal ASAJA, la producción de la Aceituna de Mesa descendió un 5,8% con respecto de la campaña anterior. Según los datos de la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía, en la actual temporada la aceituna manzanilla se ha reducido un 37% con respecto a la temporada anterior. El aspecto climático ha sido determinante en esta reducción de producción, y también ha causado que una parte importante de la producción de la aceituna gordal, por no dar el calibre exigido, se haya enviado a las almazaras para producir aceite de oliva.

  • Según la patronal ASAJA, con respecto de la coyuntura de los aranceles impuestos por el Gobierno de Trump, “En el análisis comparativo de los datos de exportaciones del primer tramo de campaña, se puede apreciar, respecto a la campaña anterior, un leve descenso de los volúmenes exportados a Estados Unidos por España (-2%) y Andalucía (-1%) mientras el valor de lo exportado ha caído un 10%”.

  • Según el Consejo Oleícola Internacional (COI), se estima que el consumo de EEUU para la campaña 2017/18 será del 8% del consumo mundial de aceituna de mesa, quiere decir que el 92% de las exportaciones no se ven afectadas por los aranceles de Trump. Los grandes consumidores de la aceituna de mesa según dicha estimación son los 28 países de la UE, que consumirán el 24% de la aceituna de mesa que se comercializa, Egipto el 18%, Turquía el 14% o Argelia con el 12%.

  • Según datos de la Junta de Andalucía, de abril de 2018, expresados por el Consejero de Economía Antonio Rodríguez de Arellano:
  1. Las transacciones comerciales entre Andalucía y los países de la denominada Liga Árabe han crecido un 30% entre 2009 y 2017, hasta situarse en 9.637 millones de euros durante el pasado ejercicio.
  2. Las exportaciones de bienes y servicios suponen ya el 45,4% del PIB de la comunidad”.
  3. Marruecos es el país del grupo al que más exporta Andalucía, con la mitad de las ventas (49%) en 2017, por valor de 1.248 millones

  • Según el INE, “en 2017, exportaron servicios a Marruecos 2.005 empresas españolas, un 28,1% más que en 2016, por valor de 644,2 millones de euros, un 4,4% más que en 2016”.

  • Numerosas empresas agroalimentarias andaluzas se encuentran instaladas en Marruecos, por ejemplo la firma agrícola cordobesa CBH Agro, establecida en Casablanca, que ha plantado más de 10.000 hectáreas de olivar intensivo en los últimos 6 años en el país alauí.

  • El objetivo de Marruecos es pasar de una producción de 100 mil toneladas de aceite de oliva a 250 mil toneladas. Para desarrollar este objetivo Marruecos tiene un Plan denominado Plan Verde, donde requiere química, tecnología, semillas, envases, etcétera. Centenares de empresas andaluzas están instaladas en Marruecos desarrollando esta labor. Todas estas empresas se han instalado allá con asesoramiento y financiación de la Agencia Extenda de la Junta de Andalucía y del ICEX, Instituto de Comercio Exterior dependiente del Gobierno de España, mediante los Fondos para la Internacionalización de la Empresa (FIEM).

  • Marruecos, al igual que otros estados africanos, están realizando las políticas económicas que demandan Inversión Extranjera Directa (IED) de los estados imperialistas europeos y norteamericano. En el caso de Europa, se inyecta capital a través de la propia UE, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y los distintos instrumentos financieros de los estados, capitales que van a parar a las empresas europeas internacionalizadas.

  • Según la Dirección General de Economía de la Junta de Andalucía, 7.762 empresas exportan capitales a África, siendo Marruecos el destino preferente para 5.036 empresas. El objetivo establecido en el Plan Estratégico de Internacionalización de la Economía Andaluza (horizonte 2020) es incrementar hasta 20.000 las empresas que exporten al extranjero. Este Plan Estratégico de Internacionalización, cuyo objetivo es la internacionalización de las empresas (que se lleven capitales y trabajo al exterior), tiene la firma del Gobierno de Andalucía, la patronal CEA y los traidores sindicatos amarillos CCOO y UGT.

  • Luis Planas, dirigente del PSOE, actual Ministro de Agricultura del Gobierno de Pedro Sánchez, fue embajador en Marruecos y también Consejero de Agricultura del Gobierno Andaluz, señalaba en 2012 lo siguiente: “Los andaluces respecto a Marruecos tenemos que mirarnos un día tranquilamente al espejo y ver en el Norte de África no al adversario, sino a la plataforma hacia nuestro progreso. Tenemos una actitud cínica. No se puede criticar que entren tomates de Marruecos y el mismo que lo critica se va a sembrar en Marruecos.

  • Según el Consejo Oleícola Internacional (COI), Marruecos, Turquía y Túnez son los países productores donde el coste de fabricación, tanto de la aceituna como del aceite, es menor.

  • El propio estado marroquí recomienda invertir en Marruecos porque “tiene a favor un marco jurídico y medidas de asistencia muy favorables a los inversores y un coste de mano de obra relativamente bajo”. En Meknes, el Jaén del norte de África, los jornaleros cobran unos 3 euros al día y muchos trabajadores viven en las fábricas conserveras y almazaras.

Como se puede comprobar, los sucesivos gobiernos del Estado y de la Junta de Andalucía – PSOE y PP – durante más de una década llevan trabajando en el establecimiento de leyes, instrumentos financieros y organizativos, para que las empresas agroalimentarias españolas y andaluzas exporten capitales a países del Magreb, y se instalen allí, para mantener o incrementar el nivel de extracción de plusvalía, mediante la fórmula de la internacionalización de las empresas, y ahí están las palabras del Ministro de Agricultura Luis Planas que disipa todo tipo de dudas. Por consiguiente, es un auténtico acto de cinismo y desvergüenza que aquéllos que están destinando dinero del pueblo en pagar a los empresarios españoles los estudios y la instalación de sus empresas en el exterior, y con ellos no sólo se fuguen capitales sino también cargas de trabajo, saquen la bandera de la ‘defensa’ de la aceituna sacando a primera plana el establecimiento de aranceles de Trump como chivo expiatorio para culpabilizarle de unos efectos, destrucción de puestos de trabajos y depauperación de las condiciones de los jornaleros y del campo andaluz, que son consecuencia fundamental de sus políticas económicas, dictadas por los bancos y la UE y que disciplinadamente han ejecutado PSOE y PP. Política que, por otro lado, firman y en cuya ejecución colaboran los traidores sindicatos del Capital CCOO y UGT, verdugos de la clase obrera, de los jornaleros.

Esta Declaración, y las mociones de los ayuntamientos, suscritas por los partidos, son un engaño a los trabajadores, al pueblo. Un engaño perpetrado por los partidos que han gobernado, y gobiernan, con sus muletas – ya sean C’s por la pata derecha del sistema o IU por la pata izquierda – y por los sindicatos amarillos CCOO y UGT. Todos ellos partícipes de las políticas económicas antiobreras y al servicio de los monopolios.

PODEMOS, como organización oportunista que es, no duda en participar en este nuevo engaño al pueblo, y en lugar de denunciar esta farsa, y la naturaleza criminal de estas políticas aplicadas desde hace varios lustros en el estado español por los sucesivos gobiernos centrales y autonómicos, señalando que la destrucción de empleos y de condiciones de vida que anuncian es consecuencia de las políticas imperialistas realizadas por estos gobiernos corruptos, lo que hace es tejer una alianza con los traidores y contribuir al engaño, a la farsa, demostrando que es una creación más de la burguesía al objeto de perpetuar  sus políticas criminales mediante el engaño al pueblo.

La clase obrera y los campesinos pobres únicamente tendrán futuro con una Reforma Agraria moderna, antilatifundista y antimonopolista. Debe ser antilatifundista porque la tierra es un medio de producción que tiene que estar en manos de la sociedad, del pueblo, debiendo ser de propiedad social para hacer que la riqueza que da la tierra y el trabajo del jornalero redunden en el desarrollo de toda la sociedad y no en el lucro económico de una minoría parásita que empobrece a los campesinos y a los jornaleros y sume en el subdesarrollo y en la miseria a los pueblos. Debe ser antimonopolista porque todo lo que rodea al proceso de producción agrario está en manos de los monopolios, del gran capital financiero e industrial, que se hallan entrelazados, de tal modo que son los verdaderos amos y señores del campo pues ellos disponen del capital necesario para que las tierras puedan ser productivas, pues la maquinaria, la química, los canales de comercialización y transporte están en sus manos. Por ello, el campo no puede desarrollarse si no se socializa la banca, de tal modo que los recursos económicos y materiales necesarios para desarrollar la producción social del campo estén disponibles para el pueblo. Y también, deberán ser sociales, deberán estar socializados, los canales de comercialización y distribución. Para que todo ello sea posible, es esencial romper con la UE y salirse de este instrumento de dominación de los monopolios europeos, que son los que dictan las políticas que los partidos del Capital – desde el PP a PODEMOS pasando por el PSOE, Ciudadanos e IU – ejecutan traicionando al pueblo y sacrificando su bienestar.

 

¡FORTALECE EL PARTIDO DEL PROLETARIADO, ÚNETE AL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL!

 

¡POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

 

¡POR LA REFORMA AGRARIA ANTILATIFUNDISTA Y ANTIMONOPOLISTA, FUERA DE LA UE!

 

COMITÉ REGIONAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.) EN ANDALUCÍA.




Deja un comentario