Ante los atentados acontecidos en Bruselas

El pasado día 22 de marzo se produjeron dos atentados en la ciudad de Bruselas, estallaron dos bombas en el Aeropuerto de Zaventem y una en el metro, que dejaron un saldo superior a los 30 asesinados y al centenar de heridos. Estos sucesos irracionales y bárbaros, donde nuevamente se ha derramado sangre inocente, son los que se desarrollan diariamente en Siria, Libia, Líbano, Palestina, Iraq, Afganistán, Mali y tantos y tantos países donde las potencias imperialistas participan decisivamente.

Lo acontecido el pasado martes en Bruselas es una de las formas en las que se manifiestan las consecuencias del imperialismo, donde la guerra es la única salida que tiene la burguesía para mantenerse, saciar su voracidad criminal y apropiarse de todos los recursos y riquezas de los pueblos del mundo.

Las potencias imperialistas norteamericanas y europeas utilizarán estos atentados para seguir justificando sus guerras de carroña y para continuar agrediendo a más países y más pueblos, continuando su labor criminal y genocida con absoluta impunidad.

Los propagandistas de los monopolios, nuevamente, no han dudado en sembrar odio contra aquéllos a los que cada día sus países bombardean, así como inocular el miedo en el pueblo. O lo que es lo mismo, crear el caldo de cultivo necesario para que los Estados creen leyes todavía más represivas, si cabe, contra los Pueblos y, también, para hacer de lanzadera a la reacción y el fascismo, que es adónde conduce el imperialismo

Y si lo que se les viene a los pueblos encima es más represión y más agresiones militares, el cinismo y el chalaneo político en esta situación pre-electoral también ha sido una constante de todos los partidos políticos del Capital.  Ello se ha podido comprobar tras la reunión de la Comisión de Seguimiento del Pacto Antiyihadista – cuyo verdadero significado es represión contra el pueblo, cadena perpetua incluida.

Una prueba de lo que mencionamos son las palabras expresadas por el  Presidente de la Xunta de Galicia, Núñez Feijoo que ha señalado que “O se está en contra de quienes nos quieren matar o hay que explicar una posición de cierta permisividad de atentados terroristas, de gente que quiere matar a ciudadanos europeos por ser europeos, no por ninguna otra consideración”. Para empezar, tanto los autores de los atentados terroristas en París, como en Bruselas, tenían nacionalidad europea; para continuar que los países que más sufren la violencia de DAESH y de otras organizaciones terroristas islámicas son los musulmanes y, también que estas organizaciones son la consecuencia de la política imperialista tanto de la UE y de EEUU e instrumentos al servicio de estos bloques imperialistas para desestabilizar los países  y robarle a esos pueblos sus recursos, así como para extender la influencia de los monopolios de estos dos grandes bloques imperialistas. DAESH se nutre económica y armamentísticamente con la aquiescencia de las potencias imperialistas y a través de los socios de éstos: turcos, saudíes y cataríes.

Quienes están matando a europeos y a seres humanos de todos los continentes del planeta no son otros que los imperialistas; lo estamos viendo en el trato que se les está dando a las que buscan refugio de las guerras imperialistas, en el genocidio social que están provocando en los países europeos, entre los que descuellan España, Grecia o Portugal; sino también de las guerras de rapiña para robar el petróleo y los recursos naturales y, también, de las consecuencias de esas políticas imperialistas, como el 11M, el 13N o los asesinatos del pasado día 22 de marzo en Bruselas.

Todos estos ‘demócratas’ tienen las manos manchadas de sangre inocente. El Partido Comunista Obrero Español lamenta la sangre inocente derramada por culpa del imperialismo en Bruselas, en París, en Madrid, en Beirut, Bagdad o Alepo. El único responsable de todos los crímenes que acontecen hoy en el mundo son los imperialistas, los que defienden las democracias burguesas, que cada día se confunden más con las dictaduras reaccionarias, no habiendo más salida que la unión y la organización de la clase obrera para acabar con el imperialismo y para construir el Socialismo, la única vía posible de paz.

 

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Deja un comentario