El «cambio» que nos trae Podemos: «Un pobre en nuestro palco»

Una vez comprobada la cruda realidad de que desde las instituciones burguesas lo esencial de este régimen no se puede cambiar pues quienes mandan son los dueños de los monopolios de la banca y la industria (la oligarquía financiera) a las sucursales de Podemos sólo les queda el postureo.

El alcalde de Cádiz, José María González “Kichi”, se estrenaba con su escenita del desahucio en la que se vio con claridad que un gobierno u otro no pinta nada (y mucho menos municipal) y que el Estado con sus jueces y “fuerzas de seguridad” están para defender el régimen por muy injusto y criminal que sea.

3Ahora lo hemos visto sentando a personas sin hogar en el Teatro Falla de Cádiz durante los Carnavales tal como Franco invitaba a los españoles a sentar un pobre en su mesa. La franquicia de Podemos en Madrid así lo hizo en la Nochebuena pasada llevándose a cenar al palacio del ayuntamiento a 200 “sin techo”.

En la práctica el alcalde de Cádiz reconoce no poder hacer mucho por las cuatro mil familias de su municipio que necesitan una vivienda, ni tampoco por crear empleo porque lo deja en manos del capital extranjero como Genius Tobacco que ni siquiera hace acto de presencia cuando se le ofrece el suelo de la antigua fábrica de Altadis.

Estas son las profundas transformaciones que nos traen los “leninistas 3.0” como les llama la mano izquierda del gran capital internacional Felipe González no porque los sean si no para dejar bien claro cuál es la verdadera línea roja que el régimen teme y no está dispuesto a tolerar.

No hay otra: todo el que reniega del Socialismo tiene que tragar con el Capitalismo y, por tanto, tendrá que engañar con mucho teatro a la clase obrera a la que le pide el voto.




Deja un comentario