EL CAPITALISMO CONDENA A LA JUVENTUD OBRERA A UN FUTURO PRECARIO Y MISERABLE

La condena del capitalismo a la juventud obrera se hace más presente a cada paso que el estado burgués avanza. El desempleo juvenil se hace problema patente y facilita la precariedad y el trabajo esclavo con el discurso del menosprecio de las funciones del trabajador, así como la imposición de cuotas absurdas e inalcanzables para poder seguir hostigando al trabajador aunque éste cumpla notadamente sus funciones. Tanto es así que el obrero se conforma con condiciones incluso por debajo de la ley sin protestar y permitir un trato infrahumano e incluso trabajar hasta la muerte como ha sucedido ya en numerosos casos.

Las cifras desde el comienzo de la ‘crisis’ son escandalosas alcanzando un máximo de paro juvenil de 75.63 puntos en el primer trimestre de 2013 para jóvenes de entre 16 y 19 años, así como 53.39 puntos entre 20 y 24 años. Si bien es cierto que desde esa escalada se ha reducido la cantidad de desempleados situándose hasta una media de 34.68 puntos en menores de 25 durante el segundo trimestre de 2018, cabe destacar el carácter precario de estos contratos puesto que en 2017 se registraron un 92,5% de empleos temporales del total de contratos realizados dejándonos en un 26,8% de empleos temporales en total. Además, se suman a esta cifra las constantes bajadas durante el tercer trimestre de cada año debido al empleo ‘vacacional’ que se sitúa como última opción de los trabajadores en los sectores más precarios como hostelería o camareras de piso.

Además, hay que sumar más de millón y medio de jóvenes españoles que han emigrado desde el inicio de la crisis económica de 2008. La inmensa mayoría de estos jóvenes forman parte de la clase trabajadora – en muchos casos poseyendo titulación universitaria o de módulos – y se han visto obligados a migrar debido a las nulas expectativas de encontrar empleo debido a esta crisis sistemática y cíclica del capitalismo, el cual ha estado constantemente expulsando a los trabajadores del proceso productivo debido a la creciente devaluación del trabajo.

La mayoría de los jóvenes emigrantes terminan en Francia, Reino Unido, Alemania o Estados Unidos, países publicitados como sistemas capitalistas exitosos, aunque una vez asentados en estos mencionados países terminen descubriendo una amarga realidad: contratos temporales que apenas permiten garantizar el sustento básico, puesto que un gran porcentaje de estos jóvenes trabajadores sólo obtienen un salario menor a 1.000 euros mensuales.

De manera que el capitalismo logra una doble ventaja al explotar más eficientemente a los jóvenes que se vieron forzados a mudarse a otro país, al mismo tiempo que ataja con el excesivo ejército de reserva industrial de un país como es España que constantemente está destruyendo el tejido industrial para sustituirlo por los negocios del turismo, junto a los empleos de condiciones precarias y sueldos miserables.

Queda patente la voluntad del capitalismo de transformar a la juventud obrera en una masa carente de derecho laboral alguno, así como arrebatarles cualquier esperanza de unas condiciones de vida digna, además de su intención de eliminar el tejido industrial a toda costa. La solución no es otra que la de eliminar el sistema capitalista y tomar la posición que nos pertenece a los trabajadores, la de dueños y administradores de los medios de producción, expulsando a los parásitos que se adueñan día a día del sudor de nuestra frente a cambio de una mísera limosna a la que ellos llaman salario.

Por ello hacemos un llamamiento a todos los trabajadores a organizarse contra el capitalismo y sus ataques, conformando un Frente Único del Pueblo junto a estudiantes, jubilados, amas de casa y el resto de clases populares, puesto que tan solo con la unión del proletariado bajo la disciplina del Partido Comunista es posible vencer al capitalismo y emanciparnos como clase.

Por la unión de todas las luchas en un Frente Único del Pueblo

Por la construcción del Socialismo

Comisión de Juventud y Movimiento Estudiantil del Partido Comunista Obrero Español




Deja un comentario