En el capitalismo el desnudo es indecente pero no el lucro ni la guerra

Nos situamos en Dinamarca, uno de los países escandinavos que ejerce de modelo a los socialdemócratas y demás reformistas para ensoñar con una vía intermedia entre Capitalismo y Socialismo.

En este país “vanguardia” del Estado del “bienestar” europeo acaban de prohibir una exposición de la fotógrafa Mathilde Grafström por calificarla de “indecente y ofensiva”.

¡Quién lo iba decir en nuestra Europa punta de lanza de la “libertad de expresión”!

Cuánto cinismo desparraman nuestras “democracias avanzadas y desarrolladas” cuando se escandalizan por el desnudo natural de una mujer y por otro lado consienten y defienden la existencia de riquezas incalculables en manos de una minoría y la miseria en forma de desahucios, enfermedades mentales, falta de futuro, atención médica correcta, jubilación digna o de una alimentación adecuada para una mayoría de la sociedad.

En Dinamarca es decente que el dueño de Lego, Kjeld Kirk Kristiansen, haya amasado una fortuna de 10 mil millones de euros al mismo tiempo que un 13% de la población vive bajo el umbral de la pobreza. También es decente que el exprimer ministro danés Anders Fogh Rasmussen haya presidido la OTAN -la organización bélica del capitalismo que más crímenes ha cometido contra los pueblos del mundo- durante 5 años. Por cierto, lo ha sustituido en el cargo Jens Stoltenberg exprimer ministro de otro país escandinavo “ejemplar” como es Noruega.