El gobierno de «izquierdas», la voz del capital

El 30 de noviembre de 2010 Vicenç Navarro escribía un artículo titulado «FEDEA: la voz de la banca y de la gran patronal«, en el que podíamos leer: «FEDEA es la fundación de estudios económicos patrocinada por los mayores bancos y cajas de ahorros de España, junto con algunas de las grandes empresas del país (BBVA, Banco Popular, Santander, Banco de Madrid, Banco de España, Bolsa de Madrid, La Caixa, Banco Sabadell, Caja Madrid, Banco Español de Crédito, Corporación Financiera Alba, Repsol, Iberdrola, Abertis, y otros). Patrocina y financia documentos e informes que promocionan los puntos de vista del capital financiero y de la gran patronal. Siempre, desde que se inició, ha promovido la reducción de los derechos laborales y sociales de la población, a base de desregular el mercado de trabajo y reducir las pensiones y el gasto público social, enfatizando la necesidad de reducir los impuestos y aumentar su regresividad. Sus estudios tienen escasa credibilidad científica, aunque ello no sea obstáculo para que tengan a su disposición grandes cajas de resonancia en los medios de información y persuasión afines a aquellos grupos de presión, cuyo poder mediático y político es enorme».

Y efectivamente, FEDEA es la voz del capital. Basta con echar un vistazo en su página web a sus patronos para ver qué intereses están detrás de esta fundación.


Vicenç Navarro es actualmente miembro del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, partido que forma el gobierno de coalición junto con el PSOE y que ha aprobado las medidas económicas que el capital demanda para seguir ahondando en un trasvase de dinero público a manos privadas.


De hecho, el 21 de marzo eldiario.es publicaba una entrevista a José Ignacio Conde-Ruiz, subdirector de FEDEA, en la que éste alababa las medidas tomadas por el gobierno ante la crisis del coronavirus.


De esta forma se cierra el círculo de la infamia del oportunismo político. La voz de la patronal, la voz de los grandes bancos, la voz del capital alabando las medidas económicas del gobierno, medidas que pretenden salvar un sistema económico moribundo, que pretenden ocultar la descomposición absoluta del sistema, la corrupción del Estado, que pretenden en definitiva sostener el capitalismo a costa de la salud y la economía de millones de trabajadores.

El pueblo trabajador tiene que abrir los ojos ante el oportunismo. Ningún gobierno, ni de “izquierdas” ni de “derechas” va a salvarnos. Solo el pueblo organizado desde abajo, vertebrado en un Frente Único del Pueblo, que tome el control de los medios de producción para que toda la riqueza que producimos sea nuestra, para avanzar en la superación de este sistema y la construcción del socialismo, puede garantizar el bienestar de las clases populares. Hoy más que nunca, tanto en el mundo como en el Estado español, adquiere una dimensión mayor la consigna ¡Socialismo o barbarie!

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)



Deja un comentario