Elecciones en Berlín, ruptura del bipartidismo y ascenso del fascismo

Los pasados comicios en la capital de Alemania dejan a la clase obrera un panorama desolador, entre el derrumbamiento de las fuerzas clásicas, el avance del remozado reformismo y el ascenso de la formación neofascista Alternativa para Alemania (AfD).

Y es que en gran parte de Europa se produce un movimiento semejante, las fuerzas que sostenían el clásico bipartidismo están cayendo a pasos forzados, unas elecciones tras otras, mientras el reformismo de izquierdas se asoma inquieto a la gobernabilidad y el fascismo resurge con fuerzas renovadas.

Grecia, Portugal, España, Italia, Francia o Alemania son testigos de cómo el reformismo pretende convencer a la clase trabajadora europea de que en este sistema es posible tener una vida digna, sin necesidad de que tomemos el poder político y conquistemos el socialismo, pero la realidad es tozuda, bien lo sabe la burguesía, que ya va preparando el terreno posterior al fracaso cantado del reformismo reforzando las posiciones más reaccionarias y neofascistas.

Así, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel ha registrado su peor resultado en Berlín con un 17,6% de los votos, profundizando en la caída sufrida en las pasadas elecciones del Estado Mecklemburgo-Pomerania Occidental donde los democristianos no llegaron al 20% de los votos y Marine Le Pen felicitó entusiasmada a «los patriotas de AfD» por su 21% conseguido.

Los socialdemócratas (SPD) ganan con el 21,6% de los votos, casi siete puntos menos que hace cinco años y uno de los peores resultados de su historia, mientras los reformistas -Die Linke- mejoran en un 49% sus resultados y los noefascistas -AfD- avanzan posiciones a ritmo de récord.

Esto es todo lo que la democracia burguesa le puede ofrecer a los trabajadores: viejos corruptos, nuevos cuentacuentos y fascismo. Y mientras esto ocurre, la clase obrera en Alemania -como en prácticamente el resto de Europa- sigue sin su referente, sin su partido comunista.

El Partido Comunista Obrero Español hace un llamamiento a la clase obrera a hacer oídos sordos al ya conocido reformismo y su defensa del sistema capitalista burgués, a combatir por todos los medios al fascismo en todas sus formas y a organizarse políticamente e ideológicamente entorno al marxismo-leninismo para conquistar el socialismo.

Ningún parlamento burgués librará de la esclavitud asalariada al pueblo, nada podemos esperar desde allí y, sin embargo, tenemos toda una vida por ganar de la mano del socialismo que nosotros mismos hemos de forjar.

¡Abajo el fascismo!

¡Viva la clase trabajadora!

¡Por la construcción del Socialismo!

D. García – Secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista Obrero Español




Deja un comentario