Engaños electorales (1) ¿Se puede acabar con el paro?

Todos los partidos con opciones a salir en el nuevo Parlamento nos aseguran que irán reduciendo el paro hasta conseguir el pleno empleo, lo cual constituye un engaño. Desde la Constitución capitalista de Cádiz de 1812 hasta nuestros días median doscientos años y en nuestro país no ha existido jamás el pleno empleo.

Aparentemente, PP, PSOE, C´s y Unidos Podemos nos presentan alternativas diferenciadas, mas en el fondo todas terminan en el mismo lugar, en estimular el sector privado, bien incrementado el sector público, caso de Unidos Podemos o bien, directamente subvencionando los contratos por diversas vías. En definitiva, es el capitalista el que tiene la sartén por el mango a juzgar por los programas de estas organizaciones de derecha.

Es un engaño, porque tratan de ahondar en la ignorancia popular y en el bajo grado de conciencia de clase que en estos momentos hacen ostensión los trabajadores. Lógicamente y dada la situación de desesperación que sufren las familias trabajadoras estos cinco partidos ganarán votos en cantidades, cuando merecen ser proscritos por mentir en momentos tan duros para el pueblo.

Ninguno de estos partidos son capaces de explicar cómo se produce el paro, porque las causas del desempleo los desenmascaran. El paro es producido precisamente por la existencia de la propiedad privada, o sea, por el capitalismo. Técnicamente, el capital está compuesto por dos partes, por el capital constante (las máquinas, la tecnología) y el capital variable (las clases trabajadoras). Cuando aumenta el capital constante (máquinas) disminuye el capital variable (fuerza de trabajo o trabajadores).

El capitalista para competir en el mercado necesita incorporar constantemente los avances técnicos y científicos en sus centros de trabajo y ello conduce al paro a los trabajadores. Si en un taller hay diez mecánicos que trabajan en sus respectivos tornos manuales y el patrón compra un torno de control numérico que hace más producción que cinco tornos manuales, es lógico que el patrón despida a cinco trabajadores. Esta es una ley inapelable en la economía capitalista, que además trae gravísimas consecuencias posteriormente, porque todos los patronos se nutren de los avances técnicos y van expulsando fuerza de trabajo al desempleo, llegado el momento hay tal cantidad de trabajadores sin trabajo, que deriva en las crisis como la que estamos viviendo actualmente, pues no hay poder adquisitivo para comprar y consumir los productos que son capaces de lanzar al mercado las máquinas. Por este motivo el capitalismo tampoco puede acabar con las crisis.

Cuando nos hablan de incentivar al patrón, cuando los partidos nos piden que seamos moderados en nuestras peticiones salariales, cuando se nos dice que tenemos que ser competitivos, lo que están haciendo es enriquecer más al patrón y para que éste pueda adquirir mejor tecnología que nos llevarán al paro. Por consiguiente, nos toman el pelo para que nosotros mismos cavemos nuestras propias fosas. Esa es la tragedia. Por lo tanto, los programas electorales de los partidos de derecha, son programas que solo contemplan los intereses del capitalista y la perpetuación de este sistema cruel preñado de guerras, violencia, suicidio, enfermedades nerviosas.

El sistema capitalista no produce el pleno empleo y si algún país en particular lo ha “conseguido” es sobre la base de explotar a otros pueblos robándoles sus riquezas naturales. De esta forma, ese país que presume de haber acabado con el paro, lo que ha hecho es incrementarlo en otros países a costa del sudor, la sangre y la muerte de sus trabajadores.

Las elecciones las contemplamos los comunistas como una vía para denunciar el carácter capitalista del parlamento y demás instituciones y demostrar a la vez, que dentro del capitalismo es imposible que todas nuestras aspiraciones, económicas, culturales etc. se puedan satisfacer. Por estos motivos nuestras reivindicaciones van más allá de una cita electoral, tratan de socializar los medios de producción y constituir la auténtica democracia cuyo único protagonista debe ser el pueblo trabajador y creador del arte y de la cultura.

El PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL, se presenta, para tener acceso alguna vez a esa tribuna que nos permita denunciar todas las tropelías y poder organizar al pueblo para luchar contra el sistema, única forma de acabar con nuestras desdichas. Dice nuestro programa electoral:  LAS PROMESAS DE LOS PARTIDOS CONVENCIONALES NO SE PUEDEN CUMPLIR PORQUE NO QUIEREN MORDER LA MANO QUE LOS ALIMENTA. EL PARO Y LA POBREZA EN ANDALUCÍA EXISTIRÁN SIEMPRE MIENTRAS UNA MINORÍA SEA DUEÑA DE LAS TIERRAS, MINAS, FÁBRICAS, TALLERES, DE LA ENERGÍA SOLAR, DEL AIRE Y DE LOS MARES DE NUESTRA REGIÓN.

 VOTA

AL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE)




Deja un comentario