Gabriel Boric no es más que otro reaccionario

image_pdfimage_print

Pese a todas y cada una de las campañas que el sistema capitalista hace por lo que ellos llaman “el cambio”, la realidad acaba por aparecer tarde o temprano. Y es que nos encontramos en una fase del capitalismo completamente putrefacto, moribundo, del que no se puede esperar absolutamente nada. El fracaso de la socialdemocracia contemporánea lo demuestra Podemos en el Estado español, pero también Dilma Rousseff en Brasil, Andrés Manuel López Obrador en México o Pedro Castillo en Perú. Todos y cada uno de los proyectos reformistas tienen un único objetivo: salvar el sistema productivo basado en la explotación del hombre por el hombre.

En esta ocasión vamos a centrar nuestra atención en Gabriel Boric, el actual presidente de Chile que despertó el entusiasmo en las elecciones presidenciales del 2021, llegando incluso a alcanzar el récord de votos recibidos en toda la historia de Chile. Pese a todo este arropamiento, a Boric le sobraron días para comenzar a cumplir las órdenes de los monopolios y sólo dos semanas después de su toma de posesión, los Carabineros (los cuerpos represivos del Estado chileno) se encontraban reprimiendo ya protestas estudiantiles, llegando a haber protestantes heridos de bala.

Gabriel Boric, el cual durante su campaña electoral llegó a dar un discurso en mapuche y prometer la retirada del ejército en Araucanía, donde el conflicto mapuche es más intenso, no tuvo otra que remilitarizar de nuevo esta región, porque la lucha mapuche es una guerra contra el expolio patrimonial, productivo y jurídico contra esta comunidad indígena, cosa que un siervo del Capital como Boric no está dispuesto a ceder. Los indígenas chilenos, que sufrieron la represión con Sebastián Piñera, también tienen que resistir ante los ataques del presidente actual, demostrando que el capitalismo no tiene signos políticos más que el robo y la explotación de la naturaleza y del ser humano.

Por otro lado, es conocido el nuevo proceso constituyente que se está dando en Chile y sobre el cual Gabriel Boric ya ha indicado en varias ocasiones su intención de llegar a un consenso mayoritario o, lo que es lo mismo, pactar también con los acólitos de Sebastián Piñera, los cuales al mismo tiempo que ocurre el debate y la negociación se movilizan en sus calles para que la Constitución chilena no cambie ni en lo accesorio. Por supuesto, no pueden faltar las acusaciones hacia Gabriel Boric tildándolo de “comunista” para mantener el miedo en la clase trabajadora hacia su ideología, cuando realmente hemos visto que el actual presidente de Chile no tiene nada de comunista.

La clase trabajadora chilena tiene que luchar por su liberación. Los candidatos políticos a la presidencia no son más que candidatos a la gestión de la explotación del hombre por el hombre y, por eso, el voto no cambiará absolutamente nada. El cambio sólo puede venir por la vía revolucionaria y sólo de esa forma los chilenos podrán llevar a cabo una Constitución que realmente les represente y los mapuches poder ejercer su derecho a la autodeterminación.

Desde el PCOE expresamos nuestra más profunda solidaridad con el pueblo chileno y mapuche y condenamos de forma contundente la represión de Gabriel Boric, el cual no puede tildarse de otra cosa que de farsante.

 

¡VIVA EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO!

¡POR LA EMANCIPACIÓN MUNDIAL DE LA CLASE OBRERA!

 

Madrid, 8 de julio de 2022

SECRETARÍA DE RELACIONES INTERNACIONALES DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Deja un comentario