Homenaje a la izquierda “amable” del sistema

El hasta esta semana líder de Izquierda Unida en Andalucía, y miembro del PCA, Antonio Maíllo, ha dejado la política recibiendo el cariño de todas las fuerzas políticas del parlamento andaluz, desde VOX hasta el PSOE:

Es difícil imaginarse tanto respeto y admiración por alguien que luche contra el poder económico dominante que está representado por esas mismas fuerzas políticas, incluyendo a partidos como VOX, Cs y PP que defienden abiertamente a las grandes empresas del IBEX-35 y la oligarquía financiera.

La explicación es que el capital necesita una izquierda “amable” y “respetable” que no aliente el espíritu revolucionario en el pueblo trabajador sino que lo lleve por los “respetables” cauces de la democracia burguesa, por las urnas, acatando el “respetable” régimen de la banca, terratenientes y empresarios y olvidándose de la única vía que permitirá a la clase obrera romper sus cadenas: la toma revolucionaria de los medios de producción.

Después de cada circo electoral se puede comprobar este compadreo entre las distintas fuerzas políticas de un lado al otro del arco parlamentario, en el que todos se sostienen entre sí para que el edificio carcomido de la democracia burguesa no se derrumbe:

En Barcelona, Ada Colau pacta con el reaccionario Manuel del Valls de Ciudadanos, ex-primer ministro de Francia que entre otras lindezas expulsó en 2013 a 5000 gitanos del país o que rindió pleitesía a la patronal francesa en un histórico discurso en 2014: “Lo digo y lo asumo. Delante de ustedes. Francia, señores y señoras empresarios, les necesita. Y yo, amo a las empresas”.

Por todo el Estado Español, las patas izquierda y derecha del sistema se confunden pactando para sostenerse mutuamente y evitar que comunidades autónomas y ayuntamientos entren en crisis de gobernabilidad:

Acuerdos de la nueva socialdemocracia (Unidas Podemos, Las Mareas o Compromís) con el PSOE en Canarias, Baleares, Comunidad Valenciana, La Rioja, Barcelona, Coruña, Cádiz, Valencia y Logroño, mientras por otro lado el mismo PSOE es sostenido por Ciudadanos en las capitales de provincia Jaén, Albacete, Cáceres, Ciudad Real o Guadalajara. Ciudadanos que al mismo tiempo sostiene gobiernos del PP y VOX en Madrid, Granada, Málaga, Palencia, Teruel, Zaragoza, Badajoz y Santander,

En los parlamentos desde el estatal al ayuntamiento más pequeño se muestra que no hay intereses contrarios entre las distintas fuerzas políticas allí representadas, ya que es posible la colaboración y los acuerdos entre ellas. Porque ninguno de ellas representan los intereses reales del pueblo trabajador, el primero de los cuales es tomar las riendas de los recursos naturales y las riquezas que produce con su trabajo.

Por tanto el pueblo trabajador debe levantar su propio poder obrero y popular uniéndose desde abajo, levantando un contrapoder al poder establecido que legisla contra el pueblo trabajador y a favor de la banca y los empresarios. Y eso no podrá hacerse jamás desde “dentro” de los cauces parlamentarios ni institucionales actuales, que están precisamente para que lo esencial no cambie.

Abajo los cómplices de la explotación del pueblo trabajador
Por la construcción de un poder obrero y popular
Por la creación del Frente Único del Pueblo
Por la construcción del Socialismo

Secretaría Política del Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español en Andalucía




Deja un comentario