coren-franqueira-24227_28_579x357

La economía social, cuento burgués para incrementar la explotación. El ejemplo de COREN y SERVICARNE

La crisis estructural del capitalismo conlleva aparejada un ataque a los escasos derechos que todavía conservan los trabajadores en los países de régimen burgués. Para ello, los políticos al servicio de la burguesía no dudan en elaborar leyes cada vez más reaccionarias, que de facto, ilegalizan la acción sindical. Todo este conjunto de leyes y actuaciones con las que los sucesivos gobiernos del PP y PSOE, y sus muletillas, han atacado a la clase obrera y  han servido para mantener, e incluso acrecentar, el miedo en los centros de trabajo y para consolidar la dictadura de la patronal tanto de puertas del centro de trabajo para adentro, como para fuera, en el Estado burgués.

Así, una de las más nauseabundas estrategias de los patronos es el fomento del llamado “falso autónomo”. Los falsos autónomos, son obreros a los que la empresa obliga a darse de alta como tales, pero que como decimos son realmente trabajadores asalariados por su función. Una triquiñuela obscena, que sirve para que los empresarios ganen aún más a costa del producto de nuestra fuerza de trabajo, además de ahorrar pingües cantidades de dinero en otros conceptos como cotizaciones a la Seguridad Social, etc.

Otra práctica de la patronal es la de subcontratar servicios a terceros. Esto supone un gran ahorro de costes para las empresas y conllevan que los trabajadores de las empresas subcontratadas tengan unas condiciones laborales propias del siglo XIX.

De todas estas prácticas sabe mucho el tándem explotador COREN-SERVICARNE. Para maximizar los beneficios y ampliar la tasa de ganancia y de plusvalía, la empresa Coren subcontrata a la segunda, Servicarne, determinados servicios de su producción. Servicarne, a su vez, es una empresa formada por más de 5.000 falsos autónomos, con condiciones laborales esclavistas, y que demuestra cada vez que se enfrenta a trabajadores organizados un profundo odio de clase a los sindicatos y trabajadores, mostrando el carácter reaccionario propio del empresariado.

Los trabajadores de Servicarne y Coren, hartos de sufrir en sus carnes las consecuencias de un régimen explotador y criminal como es el capitalismo, han convocado numerosas movilizaciones para denunciar y exigir sus derechos laborales. Desde el PCOE nos solidarizamos con estos trabajadores, y apoyamos sus reivindicaciones.

Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que la lucha sindical no es suficiente, no es sólo una lucha económica, no sólo de trata de una lucha sindical por la mejora de las condiciones de trabajo. Es también una lucha ideológica. Esto es así porque como vemos, la clase dominante, la patronal, realiza una lucha en el terreno de las ideas y de la opinión contra los trabajadores en lucha. Para ello, se sirve de la prensa que es de su propiedad. Los periodistas defienden los intereses de los capitalistas, y no dudan en mentir, manipular, tergiversar y poner a los pies de los leones a los trabajadores para mantener el sistema económico actual y para servir de altavoz de los intereses de los empresarios. Contra esto, debe darse una lucha ideológica que explique al conjunto de la clase trabajadora que los problemas de su clase no son puntuales o aislados, sino que forman parte de un conjunto que es la lucha de clases.

Y es también una lucha política. El Gobierno, el Estado, la Unión Europea, representan los intereses de los capitalistas. Las leyes que aprueban son la voluntad de las clases dominantes hechas normas. En este sentido, los partidos políticos del sistema no dudarán en sacarse de la chistera tantas leyes hagan falta para mantener la tasa de ganancia de los monopolios y de los patronos, de las empresas como Coren y Servicarne. Por lo tanto la lucha también es política, para poner fin a ese Estado que defiende intereses ajenos a los de los trabajadores, por su misma esencia.

El PCOE llama a la clase obrera a solidarizarse y apoyar la lucha de los trabajadores de Coren y Servicarne, y de todos los sectores de las capas trabajadoras, con el objetivo de poner fin al robo sistemático que sufrimos por parte del gran capital. Asimismo hacemos un llamamiento a estos trabajadores, y al conjunto de la clase obrera, a trascender las fronteras de la lucha sindical, ilegalizada de facto, unificando las diversas luchas en una única lucha de clases contra la burguesía y su política, implementada por su Estado que es su instrumento de opresión y sometimiento del proletariado, con el objetivo de conquistar una auténtica democracia obrera, tanto en las empresas como Coren y Servicarne como fuera de las puertas de los centros de trabajo.

 

PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE) – GALICIA




Deja un comentario