La Universidad de Murcia, lacaya de los reaccionarios, esbirro de los capitalistas

El pasado día 10 de abril, en el salón de actos del edificio Rector Sabater, la Universidad pública de Murcia volvió a demostrar que, en lugar de ser un centro para impulsar el avance cultural del pueblo, se trata de una entidad servil a los intereses del fascismo español.

Un acto cuya organización y responsabilidad recae directamente sobre el Máster Análisis Político Aplicado, coordinado por Alberto Mora, en colaboración con la Facultad de Derecho de la Universidad de Murcia. Un “debate” político, dicho sea, moderado por Manuel Buitrago, jefe de área del periódico ‘La Verdad’. Allí se dieron cita representantes de los cinco partidos de la burguesía: Vox, Ciudadanos, PP, Unidas Podemos y PSOE. Los comunistas bien sabemos que la burguesía, se diga de ‘izquierdas’ o de derechas, es igual de enemiga de los intereses del pueblo trabajador.

 

Partidos reaccionarios y traidores a la clase trabajadora, moderación a cargo de un periódico cuya ideología es abiertamente derechista y una universidad pública que al permitir esto demuestra estar tan corrompida como los partidos a los que ayer se les dio voz. Más que un debate, lo que se vio fue un mitin en el que los 5 candidatos fueron leyendo sus programas electorales por temáticas y sin conflicto alguno, bromeando entre ellos y con un moderador que se sentía gozoso y dichoso en su papel de maestro de ceremonias de los partidos del capitalismo monopolista español, al tiempo que se normalizaba tanto el dar voz al fascismo como el hecho de utilizar la universidad pública como medio de campaña política para aquellos que suponen un peligro capital para su propia supervivencia.

Con este panorama, los militantes del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) acudimos a denunciar en el mismo acto la gravedad del asunto. En el turno de preguntas tomó la palabra nuestro candidato en Murcia al Congreso de los Diputados, denunciando el carácter antidemocrático del acto puesto que de 13 candidaturas que concurren a los comicios en la provincia de Murcia, a la mayoría de ellas, un total de 8, se les ha negado la voz, se les ha negado la posibilidad de ejercer su derecho democrático a la par que abrían la puerta de la universidad de par en par a los partidos fascistas, partidos enemigos de la cultura y del progreso social que apuestan abiertamente por el embrutecimiento y la represión del Pueblo, en una de las páginas más vergonzosas de la Universidad de Murcia donde, no contentos con silenciar todas aquéllas voces que no se alinean abiertamente con los intereses de los monopolios, salieron raudos y veloces a interrumpir al camarada que encabeza nuestra candidatura al Congreso ante la justeza y la verdad de su denuncia pública. Denuncia la del camarada que desenmascaró esa farsa de debate entre fascistas, lacayos y traidores, “debate” que se había realizado no con otro motivo que el de ser un “festín de la democracia” para los partidos mencionados, los partidos al servicio del Capital, pero que no fue otra cosa que la perfecta ejemplificación de que detrás de aquellos que se llenan la boca con la concordia y la democracia, se esconde el cinismo y  la más descarnada dictadura del capital.

Vox, un partido completamente fascista, que tiene a miembros de Hogar Social Madrid recorriendo los platós de televisión, ahora tiene el valor de introducir sus sucias zarpas en nuestra universidad pública, con el silencio del resto de partidos de la pata izquierda del sistema, que se mantuvieron callados, pues también ansían su parte del pastel y defienden los intereses de la misma clase social, la burguesía.

Ciudadanos, que no tiene otro objetivo para nuestra universidad que el de seguir introduciendo empresas en ella, sirva como buen ejemplo la oficina del Banco Santander que estaba dentro del campus de la Merced en plena Facultad de Letras.

El Partido Popular, que tuvo la poca vergüenza de atribuirse los éxitos del estudiantado, cuando son ellos quienes más han hecho en esta comunidad por dar privilegios a los centros privados y alumnos de la UCAM, tratando de dinamitar la enseñanza pública tan valiosa y necesaria para la clase trabajadora. Este partido, corrupto hasta el tuétano y que en cualquier estado decente ya habría sido ilegalizado, que lleva décadas destruyendo nuestros servicios públicos y que hasta hace bien poco reprimió a nuestros vecinos en las vías que luchaban por el soterramiento. ¿Cómo se permite si quiera que entren a nuestras aulas? Es un espectáculo bochornoso que debería servir de toque de atención a los integrantes de los frentes populares de nuestra región.

El PSOE, que tuvo la cara dura de decir que sus militantes habían dado la vida por conseguir la democracia y preservarla, ¡El PSOE de los GAL! ¡El PSOE de la primera guerra de Iraq! ¡El PSOE de los puticlubs en Andalucía! ¡El PSOE de los desahucios exprés! Será, más bien, por los asesinados, torturados y secuestrados a manos de sus gobiernos o de los suicidados como consecuencia de sus políticas antiobreras y reaccionarias.

Y por último, Unidas Podemos, el partido de la vergüenza, de la simpleza ideológica, los conocidos traidores de la clase obrera, que no dudaron en actuar como lo que son, “casta”, callaron vergonzosamente ante este debate ignominioso demostrándose, una vez más, la necesidad de expulsar a estos oportunistas y farsantes de cualquier espacio del movimiento obrero. ¿Dónde está la alerta antifascista de la que hablaba Pablo Iglesias tras las elecciones andaluzas? ¿Dónde están sus militantes cuando el fascismo utiliza la universidad pública de todos nosotros para hacer campaña electoral? ¿Y sus representantes? Sentados junto a los fascistas, compadreando con ellos y apelando a la concordia, como las sabandijas que son, mirando únicamente por la preservación de sus privilegios.

Ese debate fue una representación exacta de la dictadura del capital, demostró que la corrupción brota de todos los poros del Estado, no salvándose de ello la Universidad la cual, lejos de ser el templo del saber y de la confrontación de las ideas, se ha convertido en un patio de monipodio capitalista donde fascistas y oportunistas campan a sus anchas y donde se niegan todas las ideas que cuestionen este sistema corrompido hasta el tuétano y criminal. Y es que mientras no se democraticen los medios de producción, esto es, no se socialicen las empresas, no se haga una reforma agraria donde la tierra sea de los obreros y los campesinos, mientras no se socialice la banca, en definitiva, hasta que no impongamos el socialismo que es la democratización de la economía, no se podrá reflejar un  sistema social y político democrático, donde participe la mayoría del pueblo y no una minoría explotadora, o como ocurrió en la Universidad de Murcia, los peleles al servicio del capital que apuntillarán a la clase obrera y negarán a miles de jóvenes obreros su derecho al trabajo y al estudio en los próximos años. Es el momento en que obreros, estudiantes, jubilados, campesinos y todos los sectores sociales que componemos el proletariado en la región de Murcia unamos todas nuestras luchas y convirtamos las mismas en una única lucha de clase, en un auténtico Frente Único del Pueblo, contra los responsables de nuestros males, el sistema capitalista y su corrompido Estado.

 

¡POR EL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO!

¡SOCIALISMO O BARBARIE!

 

COMITÉ REGIONAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (PCOE) EN MURCIA




Deja un comentario