Nuevo ataque contra la sanidad pública por parte de la Xunta

Desde siempre, la burguesía no ha tenido reparos en hacer negocio en cualquier campo que le ofrezca beneficios, independientemente del sufrimiento y las muertes que pueda provocar, dado que a esta sólo le importan las ganancias que pueda sacar. Uno de los sectores donde esto se hace más evidente es en la sanidad. Por ejemplo, en EEUU, país donde hasta el más mínimo detalle de la sanidad está convertido en negocio y donde un gran número de familias obreras se encuentran en la miseria fruto de la explotación y precarización más absolutas, no pueden permitirse acudir al médico a tratar sus dolencias o simplemente a hacerse un sencillo chequeo médico, llevando a unas condiciones de vida nefastas o a muertes prematuras que se podrían haber evitado.

En Europa, durante la Guerra Fría, los países del bloque capitalista se vieron obligados a conceder una serie de reformas a la clase obrera para intentar aparentar ser países más avanzados que la URSS y demás miembros del bloque socialista. Pero ante la caída de este bloque, la burguesía de estos países ya no necesita dar esta apariencia, y se ha dedicado a introducirse y rapiñar los sectores antes públicos, deshaciendo las reformas introducidas en el pasado y arrancándole a la clase obrera las concesiones dadas. Todo lo que se ha podido privatizar, se ha privatizado, y lo que no lo está ya por completo está en camino de convertirse por totalmente en un negocio más de la clase dominante.

Siguiendo esta tendencia, la Xunta de Galicia ha decidido privatizar servicios médicos del Complejo Hospitalario de A Coruña (CHUAC) por valor de 97,5 millones de euros. Esto incluye servicios sanitarios tan esenciales como la realización de diagnósticos, cirugías, los servicios de rehabilitación o la adquisición de sangre para transfusiones y materiales para la fabricación de prótesis, entre otros. Esto se suma al proceso de privatización que ya comenzó en 2009 el gobierno del PP de Feijóo en la Xunta, como institución agilizadora de las cuestiones de la burguesía, incluyendo una reforma de la ley sanitaria gallega que disminuye el número de áreas sanitarias de Galicia para facilitar la privatización de las mismas, y una serie de contratos con empresas privadas que les permiten manejar a su gusto la sanidad, como el último contrato con una empresa fabricante de equipos cardiológicos que le permite administrar el área de cardiología de tres hospitales gallegos, entre ellos el CHUAC, como a los empresarios les plazca, utilizando a personal de los mismos en ese servicio. Todas estas privatizaciones se traducen en más problemas para los trabajadores, los cuáles ven como los servicios públicos son cada vez más precarios e ineficientes, y se ven obligados a emplear sus ya de por sí escasos recursos en pagar una atención privada.

El Partido Comunista Obrero Español denuncia el saqueo y la destrucción de la sanidad que realiza la burguesía para su beneficio mientras lo camufla tras la apariencia de realizarlo por el bien común y de la economía. La única manera de alcanzar una sanidad plena y para todos los trabajadores es mediante la organización de todos los trabajadores en el Frente Único del Pueblo, la destrucción de este sistema injusto y la instauración del Socialismo que acabará con la explotación del hombre por el hombre, raíz de todas las injusticias del mundo.

¡Socialismo o Barbarie!

Célula del PCOE en Coruña

 

NOVO ATAQUE CONTRA A SANIDADE PÚBLICA POR PARTE DA XUNTA

Desde sempre, a burguesía non tivo reparos en facer negocio en calquera campo que lle ofreza beneficios, independentemente do sufrimento e mortes que poida provocar, dado que a esta só lle importan as ganancias que poida sacar. Un dos sectores onde isto faise máis evidente é na sanidade. Por exemplo, en EEUU, país onde ata o máis mínimo detalle da sanidade está convertido en negocio e onde un gran número de familias obreiras atópanse na miseria froito da explotación e precarización máis absolutas non poden permitirse acudir ao médico para tratar as súas doenzas ou simplemente a facerse un sinxelo recoñecemento médico, levando a unhas condicións de vida nefastas ou a mortes prematuras que se poderían evitar.

En Europa, durante a Guerra Fría, os países do bloque capitalista víronse obrigados a conceder unha serie de reformas á clase obreira para tentar aparentar ser países máis avanzados que a URSS e demais membros do bloque socialista. Pero ante a caída deste bloque, a burguesía destes países xa non necesita dar esta aparencia, e dedicouse a introducirse e rapiñar os sectores antes públicos, desfacendo as reformas introducidas no pasado e arrincándolle á clase obreira as concesións dadas. Todo o que se puido privatizouse, e o que non o está xa por completo está en camiño de converterse por completo nun negocio máis da clase dominante.

Seguindo esta tendencia, a Xunta de Galicia decidiu privatizar servizos médicos do Complexo Hospitalario da Coruña (CHUAC) polo valor de 97,5 millóns de euros. Isto inclúe servizos sanitarios tan esenciais como a realización de diagnósticos, cirurxías, os servizos de rehabilitación ou a adquisición de sangue para transfusións e materiais para a fabricación de prótese, entre outros. Isto súmase xa ao proceso de privatización que comezou en 2009 o goberno do PP de Feijóo na Xunta, como institución agilizadora das cuestións da burguesía, incluíndo unha reforma da lei sanitaria galega que diminúe o número de áreas sanitarias de Galicia para facilitar a privatización das mesmas, e unha serie de contratos con empresas privadas que lles permiten manexar ao seu gusto a sanidade, como o último contrato cunha empresa fabricante de equipos cardiolóxicos que lle permite administrar a área de cardioloxía de tres hospitais galegos, entre eles o CHUAC, como aos empresarios lles plazca, utilizando a persoal dos mesmos nese servizo. Todas estas privatizacións tradúcense en máis problemas para os traballadores, os cales ven como os servizos públicos son cada vez máis precarios e ineficientes, e vense obrigados a empregar os seus xa de seu escasos recursos en pagar unha atención privada.

O Partido Comunista Obreiro Español denuncia o saqueo e a destrución da sanidade que realiza a burguesía para o seu beneficio mentres o camufla tras a aparencia de realizalo polo ben común e da economía. A única maneira de alcanzar unha sanidade plena e para todos os traballadores en mediante a organización de todos os traballadores na Fronte Única do Pobo, a destrución deste sistema inxusto e a instauración do Socialismo que acabará coa explotación do home co home, raíz de todas as inxustizas do mundo.

Socialismo ou Barbarie!

Célula do PCOE en Coruña




Deja un comentario