Resoluciones emanadas del VII Pleno del Comité Central del 17 de marzo de 2018

Sobre el carácter fascista del Estado

Con la acentuación y profundización de la crisis económica, la bancarrota del sistema capitalista y la quiebra del Estado español, éste se ha visto obligado a dar pasos agigantados hacia el fascismo; de tal modo que las reformas realizadas por el gobierno de Rajoy en los últimos siete años han borrado todo vestigio democrático en el Estado, transformándolo absolutamente en un Estado fascista. La negociación de los convenios colectivos era el arma que le quedaba a los trabajadores para poder legislar una parte de sus vidas, cuales son sus condiciones económicas y laborales. Sin embargo, con la imposición de la Reforma Laboral -mediante la cual la burguesía puede descolgarse de los convenios colectivos cuando le venga en gana- el gobierno terminó de ilegalizar de facto a la clase obrera, arrebatándole el único instrumento legal que podía utilizar para defender sus derechos colectivos. A esto hay que añadirle el elenco de leyes que recortan las libertades y que reprimen todo tipo de disidencia como son la Ley Mordaza, la Ley de la Seguridad Privada, etc. 

La burguesía española, desde la dictadura de Primo de Rivera, siempre dejó bien clara su esencia reaccionaria y que su apuesta por mantenerse en el poder y sostener su dictadura y su Estado pasaba por el fascismo. Ahora, ante su bancarrota, nuevamente tiene que apostarlo absolutamente todo por el fascismo, siendo consciente de que lo que está en juego es su supervivencia, quedando el Estado totalmente desenmascarado, tanto a nivel interno como a nivel internacional, como consecuencia de los hechos acaecidos en Catalunya tras el Referéndum del 1 de octubre.  

A tenor de todo ello, el VII Pleno ampliado del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español resuelve

  1. Caracterizar al Estado español actual como un estado fascista.
  2. El Comité Central iniciará un proceso de estudio para ajustar la táctica del Partido ante esta nueva caracterización del Estado, cuyo resultado deberá ser discutido y determinado por el conjunto de la militancia y, si procede, sancionado por el próximo Congreso de nuestro Partido.

 

Sobre la muerte de los compañeros senegaleses Mame Mbaye Ndiaye y Ousseynou
Mbaye

El VII Pleno del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español  denuncia el ataque constante del Estado y sus cuerpos represores contra el conjunto de la clase trabajadora y, con mayor violencia, contra los trabajadores inmigrantes. Las muertes de Mame Mbaye Ndiaye y Ousseynou Mbaye ponen de manifiesto el carácter fascista de las instituciones burguesas y su arremeter cada vez más violento contra nuestra clase.

El cuerpo municipal de policía, que depende del Ayuntamiento de Madrid, con su constante represión contra la población inmigrante de la capital en forma de redadas, está implicado en la muerte de Mame Mbaye y es responsable de la situación de rabia y necesidad de justicia que se ha generado en los últimos días en el barrio de Lavapiés y que le ha costado la vida a Ousseynou Mbaye. 

La brutal actuación policial, que se resume en los vídeos de sus cargas, se ha pretendido blanquear diciendo que la muerte de Mame Mbaye no tuvo nada que ver con las redadas y que su muerte se produjo por una enfermedad congénita del corazón, eliminando también las declaraciones de quienes aseguran que fue perseguido junto a otros compañeros. Sin embargo, el hartazgo de la población inmigrante, junto con la solidaridad del barrio de Lavapiés y de buena parte de los trabajadores conscientes de la situación de miseria en la que estos viven, han provocado la movilización y denuncia contra la policía.

El embajador de Senegal, quien no ha hecho nada por resolver la situación de sus compatriotas en el estado, fue expulsado del barrio de Lavapiés por aquellos a quienes pedía calma de forma absolutamente hipócrita. La situación insostenible de estos trabajadores era bien conocida por todo el barrio y la muerte de Mame ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia contra la injusticia. 

La socialdemocracia gobernante en Madrid no ha aportado nada a los trabajadores. Las condiciones de vida del conjunto de trabajadores son cada día peores, no sólo en la capital sino en el conjunto del estado, especialmente la de los inmigrantes.

El capitalismo hoy no tiene otra salida que arreciar sus ataques contra la clase obrera para mantener su dominación y sus ganancias a nuestra costa y los cuerpos de policía, tanto locales como nacionales, son su punta de lanza represora.

El Partido Comunista Obrero Español exige el fin del acoso policial que sufren los inmigrantes de nuestro país y se solidariza con las familias y amigos tanto de Mame Mbaye Ndiaye como de Ousseynou Mbaye. Sólo el pueblo trabajador, unido por su carácter de clase e independientemente de su nacionalidad, sexo o color de piel puede frenar los ataques de este sistema criminal y explotador que es el capitalismo y construir el Socialismo que acabe con las injusticias que hoy sufrimos día a día y nos permita la vida digna que nos merecemos.

¡Socialismo o barbarie!

 

VII PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E)

Madrid, a 17 de marzo de 2018.




Deja un comentario