Solidaridad con Izquierda Castellana

El pasado viernes, día 6 de agosto, la organización política Izquierda Castellana hacía pública una declaración política por la que denunciaban un nuevo intento de ilegalización por parte del Ministerio del Interior de dicha organización. Según se puede leer de dicha declaración política, el Ministerio del Interior ha desencadenado un procedimiento judicial instando a la Audiencia Nacional al no reconocimiento legal como organización política de Izquierda Castellana por no ajustarse sus estatutos “a los cambios introducidos por la reforma legislativa de la Ley Orgánica 3/2015, de 30 de marzo, de control de la actividad económico-financiera de los Partidos Políticos”.

Ahí tenemos al “Gobierno progresista” de PSOE-PODEMOS-IU/PCE aplicando una ley realizada por un partido fascista y corrupto hasta las trancas como el PP al objeto de mandar a la alegalidad, cuando no a la ilegalidad, a Izquierda Castellana y, de paso, lanzar un mensaje a todos aquellos que mantenemos una oposición al Estado y su sistema.

Esta Ley Orgánica por la que el Estado, a través de su Ministerio del Interior, agrede a la organización de izquierda Izquierda Castellana – una organización política que no ha solicitado ni ha percibido subvención ni dinero público alguno, que como no puede ser de otra manera también están vetados a las auténticas organizaciones de izquierda y revolucionarias – no es más que una fórmula que dispone la burguesía para arremeter contra las organizaciones populares, contra todo aquél que cuestione este podrido sistema capitalista y su Estado.

Esta agresión a Izquierda Castellana no solo desenmascara, nuevamente, la esencia reaccionaria del Estado español, sino que muestra bien a las claras el cinismo de dicha ley por la que el Estado pretende intervenir en la contabilidad de las organizaciones políticas so pretexto de luchar contra la corrupción, cuando el Estado es la corrupción institucionalizada y cuando son los partidos del capital los que no sólo son corruptos, sino que son los que garantizan una legislación al servicio de los corruptores, de los monopolios y la banca, que son los que financian a sus partidos políticos, a los cuales corrompen y a través de los que meten a sus ejecutores en los consejos de ministros para obtener no solo leyes favorables para sus intereses, sino también todo tipo de contrato público y prebenda.

El Gobierno que hoy persigue a Izquierda Castellana, tiene una ministra llamada Irene Montero que, en 2017 señalaba que “Los empresarios que pagaban sobrecostes iban a Génova 13. Los despachos de Granados, Aguirre, González, Bárcenas, Rajoy y la vicepresidenta estaban en Génova 13. En Génova 13 los sobres se movían de arriba abajo. Y 14 horas, 13 más una, necesitó la Guardia Civil para registrar su sede por corrupción. La corrupción tiene sede y es Génova 13”. Curiosamente, 4 años después este personaje forma parte de un Gobierno que sigue a pies juntillas y ejecuta las leyes hechas por ese nido de corrupción que denunciaba años atrás, gobierno conformado por reaccionarios y oportunistas que no han modificado ni una coma la política represiva impuesta por los empresarios y aprobada por Rajoy, desde Génova 13. Y es que el Gobierno de “progreso” ha demostrado ser tan lacayuno y reaccionario como el Gobierno compuesto por los fascistas naranjas y de la gaviota.

Y es que mientras se persigue a la izquierda que cuestiona al Estado, a los que combatimos al capitalismo, los corruptos campan a sus anchas. El PP y el PSOE, ambos partidos corruptos, habiendo sido condenados por corrupción incluso por su propia judicatura, actúan con absoluta impunidad, aun estando condenados, demostrándose que al Estado no le preocupa nada la corrupción sino que toda su actuación, y su razón de ser, es la de reprimir a todos aquéllos que cuestionen al capitalismo, que cuestionen a su Estado, y que cuestionen su forma de gobierno, que no es otra que la corrupción.

Desde el Partido Comunista Obrero Español enviamos toda nuestra solidaridad a los compañeros de Izquierda Castellana, y hacemos un llamamiento a todas las organizaciones de la clase obrera a unir todas las luchas en una única lucha de clase contra el capitalismo y su Estado, instrumento vital mediante el que la burguesía impone su dictadura y somete a la clase obrera, para imponer el socialismo que es la única manera en que todos aquellos que estamos oprimidos por el capitalismo y su Estado podamos emanciparnos.

 

¡Por la unidad de la clase obrera y de todos los sectores oprimidos por el Capitalismo!

¡Contra la Represión construyamos el Frente Único del Pueblo!

¡Socialismo o barbarie!

Madrid, 9 de agosto de 2021

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Deja un comentario