Urkullu y la represión policial, una historia de odio de clase

El 19 de enero de 2021, Urkullu anunció el gasto de 4 millones de euros en furgonetas blindadas para la Ertzaintza previniendo un aumento de los disturbios este año, traducido a la lengua común, que las tensiones entre la burguesía y la clase trabajadora se han disparado de manera brutal con la cuestión del coronavirus y la burguesía reprimiendo a la clase en esta extremadamente conveniente crisis. A consecuencia de esto, el oportunismo nuevo, fiel a la burguesía, intenta sobornar a la clase obrera con el Ingreso Mínimo Vital mientras el 93% de los miles de millones que ha tirado la Unión Europea han ido directamente a las manos de las insaciables grandes empresas, siempre dispuestos a tragar todavía más dinero con tal de enriquecer a la burguesía hasta más allá de la saciedad mientras el paro se disparaba hasta los casi 4 millones en octubre de 2020.

Ante todo esto la burguesía, a través de su principal representante político en Euskadi (PNV), no repara en gastos a la hora de armar aún más a los cuerpos represivos correspondientes, en este caso la Ertzaintza, para proteger sus intereses en estos tiempos en los que se agudiza la lucha de clases entre ésta y el proletariado. En los barrios obreros se ve día tras día un aumento de la actividad policial, la cual tiene como objetivo persuadir de intentar hacer nada frente a la clase social más asesina que ha parido la historia, la cual si bien fue en su momento revolucionaria, ahora no es menos reaccionaria que los absolutistas franceses en el Siglo XIX.

Los medios de comunicación de masas, como es el caso de la ETB, invierten una cantidad importante de su tiempo en pantalla en comunicar sobre como el coronavirus se está expandiendo a causa de las fiestas ilegales, el consumo en la hostelería y de todo tipo de imprudencias por parte de la clase obrera y de las clases populares principalmente. Sin embargo, se dejan de lado las aglomeraciones en los transportes públicos, las cuales se podrían evitar en la mayor parte aumentando la frecuencia al máximo durante la mayor parte del día, imponiendo el teletrabajo a todas las empresas donde se pueda realizar y adaptar los horarios de entrada y salida de centros de trabajo y de centros de estudio para que los distintos grupos de trabajadores y estudiantes que usen el metro, el tren o el bus no coincidan en los mismos. Además de que se ha relatado como en ciertos centros de trabajo, como es el caso de la residencia de Muskiz, no se contaba con la protección adecuada frente a la COVID19.

Todos estos son los esfuerzos que dedica la burguesía a través de sus herramientas de control y represión, todo por evitar la disidencia y la lucha contra el capitalismo por el socialismo y posterior comunismo, todo por mantener unas relaciones de producción obsoletas en un contexto en el cual el avance de la robotización puede eliminar una cada vez mayor cantidad de horas de trabajo necesarias, acercando el ser humano a la liberación del trabajo a pasos agigantados; además de esto, el desarrollo del internet posibilita la realización de la planificación económica sin la necesidad de un aparato burocrático. Por todo esto es necesaria la unión de los comunistas, para fortalecer el PCOE y poder enfrentarse a la burguesía y derrocarla a favor de un Estado socialista y pasar después al comunismo.

 

¡Lucha contra el capitalismo, únete a las filas del PCOE!

¡Luchemos por un mundo mejor, por el socialismo!

 

Comité Nacional de Euskadi del Partido Comunista Obrero Español




Deja un comentario