El capitalismo es el mayor peligro para la existencia de la humanidad

image_pdfimage_print

Una de la tesis más incisiva de Marx, viene a decir que hasta el final del capitalismo no concluye la prehistoria de la humanidad. Será en el socialismo donde el hombre, de una manera consciente y libre de ataduras comience a escribir su propia historia. En virtud de esta ley, en el momento actual el capitalista procede estimulado por una dinámica, que le guía hacia una contradicción vital que le va a causar la muerte.

Tesis que está siendo confirmada en el momento presente en el que la gran burguesía mundial, empujada por su competencia interna, se ve obligada a desarrollar constantemente los instrumentos de producción, que llegado a un punto colisionará con sus propios intereses.

Pese a todo, el burgués no puede dejar de introducir los adelantos técnicos en el proceso de producción, porque la rivalidad de sus adversarios le empuja a ello, sin que nada pueda hacer para zafarse de sus efectos desfavorables.

La robotización y la inteligencia artificial, en perpetuo desarrollo, se impondrán con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo en todos los gremios y, consecuencia de ello, se depreciará hasta cerca del cero la plusvalía. Fábricas, almacenes, etc. no necesitaran de la mano de obra humana. Sin trabajadores no hay plusvalía, sin plusvalía el capitalismo no tiene razón de existir, no puede vivir y las masas de trabajadores no podrán comprar.

La burguesía es consciente de que se trata de una crisis estructural del sistema capitalista, por lo que necesitará de las guerras para eliminar grandes cantidades de obreros de todos los países. El capitalismo se prepara para sucesivos conflictos en todo el mundo y ha emprendido la vía de los reajustes y de preparación para la cercana y peligrosa etapa, que en otras condiciones del Movimiento Comunista Internacional podría haber sido el comienzo del fin del sistema capitalista.

Desde el año 2010 los partidos ultraderechistas van ganando terreno en todo el mundo, pero en especial en la Europa “democrática”: Alemania, Austria, Eslovenia, España, Francia, Finlandia, Hungría, Italia, Polonia, Suecia…  Las guerras y el fascismo son los recursos del capitalismo para controlar la subversión de las masas.

Por consiguiente, las guerras actuales son las consecuencias de la situación crítica del capitalismo, que se debate por su supervivencia por causa de sus contradicciones. El sistema de producción capitalista está siendo cuestionado por el avance técnico y científico en un proceso revolucionario, cuyo resultado es que producirá un excedente de fuerza de trabajo inimaginable, que ya jamás encontrará empleo en este sistema. Por eso, nuestro lema no puede ser otro que ¡REVOLUCIÓN O MUERTE! ¡SOCIALISMO O BARBARIE!

En síntesis, La burguesía intentará retardar su desaparición por medio de guerras criminales que servirán para reducir la población al máximo. Las contradicciones actuales enfrentan a la historia con su dialéctica abriendo surcos hacia el socialismo, por un lado, y por el otro, al sistema capitalista ruinoso y a la defensiva, pero furioso y dispuesto a poner en peligro la existencia de la humanidad antes que ceder un palmo de terreno.

 

Madrid, 3 de enero de 2024

 

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Deja un comentario