Pensiones: Los monopolios lo quieren todo y sus gobiernos son títeres

image_pdfimage_print

Ya hace meses que José Luis Escrivá, Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, anunciaba la intención de impulsar los “planes de pensiones de empleo”, que no son más que parte de la estrategia del gobierno “más progresista de la historia” para privatizar las pensiones. Intenciones que ahora toman forma con una propuesta elaborada por el Gobierno.

Estos planes de pensiones los ofrecerán las empresas a sus trabajadores de forma ‘voluntaria’, supuestamente como complemento a la pensión pública cuando se jubilen. Sin embargo, las aportaciones a estos planes las realizarán en su totalidad los trabajadores, bien como aportaciones directas deducidas de sus salarios, bien a través del saqueo que todas las empresas cometen al robarnos la plusvalía.

El gobierno títere de PSOE-PODEMOS-PCE-IU seguirá de esta forma las directrices europeas para equiparar a nuestro país con países cómo Italia –con un 19,6% de trabajadores con planes de pensiones privados-, Francia –con un 24,5%-, Alemania –con un 39,9%– o Bélgica –con un 59,6%-.

La clave de todo esto es que el gobierno pondrá en marcha un fondo de pensiones ‘público’ que competirá en el mercado con los fondos de pensiones privados, pero que será gestionado por empresas privadas, principalmente bancos, actualmente los mayores gestores de planes de pensiones privados. El lobo al cuidado de las ovejas.

En estos momentos tan sólo en torno al 13% de los trabajadores tienen planes de pensiones, y los monopolios ven en ese 87% restante un jugoso negocio que exprimir. Por tanto, los gobiernos al servicio de esos monopolios van a hacer todo lo posible para poner en manos privadas esos fondos públicos.

Una forma tan descarada de privatizar las pensiones haría que la mayoría de trabajadores se echara las manos a la cabeza, si no fuera por dos factores. En primer lugar, la medida viene con el aval del Gobierno de coalición “progresista”, que está llevando a cabo las políticas más criminales contra la clase obrera en décadas –como ya hiciera en su día el PSOE de Felipe González-, en un ambiente mucho más calmado que si esas mismas medidas las llevara a cabo “la derecha”. En segundo lugar, este nuevo robo tendrá la firma del sindicalismo amarillo y vertical de CCOO y UGT, que ‘gestionarán’ junto con Gobierno y patronal esos fondos de pensiones, un negocio muy lucrativo para los sindicatos del sistema, que incluso ofrecen planes de pensiones privados a sus afiliados, en un acto de desvergüenza de un tamaño colosal.

El actual gobierno cumple de esta forma con su principal misión de realizar estos ataques tan dañinos contra la clase trabajadora desde la pata izquierda del sistema, manteniendo más contenidas las protestas e incluso contando con la ardiente defensa de miles de trabajadores alienados bajo la excusa de que la ‘derecha’ lo habría hecho peor, un argumento que permite justificar cualquier medida por muy delirante que sea.

Para ver hacia dónde nos conduce esta privatización de los fondos de pensiones no hace falta tener una bola de cristal, basta con echar un vistazo a países que han llevado a cabo estas reformas en el pasado, como el caso de Chile, que en 1980 implantó este sistema que hoy en día es reconocido abiertamente como un fracaso total, que ha llevado al pueblo chileno a protagonizar numerosas protestas contra las denominadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), un sistema que fue además ampliamente implantado en otros países de Sudamérica.

Si la clase obrera no se organiza para tumbar este sistema y su Estado, si no socializamos los medios de producción y ponemos en manos del pueblo toda la riqueza generada por la clase trabajadora para cubrir todas nuestras necesidades, los trabajadores no tendremos pensión de jubilación, ni asistencia médica, ni ninguno de los ya paupérrimos servicios públicos que tenemos. Y entonces sólo nos quedará abandonar este mundo con la indignidad de no haber luchado por nuestro futuro.

 

¡Socialismo o muerte!

Secretaría de Agitación y Propaganda del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)




Deja un comentario