Sobre la municipalización en el sistema del capital

Observamos últimamente como la municipalización se ha convertido en Madrid en la reivindicación de moda debido a los diversos problemas surgidos de las empresas que tienen los contratos de servicios municipales en la capital como son el caso de CEMUSA, Línea Madrid o el servicio de recogida de basura.

Es claro que los servicios municipales cuya gestión ha dejado de ser del Ayuntamiento de Madrid y se ha sacado a concurso han precarizado o, directamente, eliminado los puestos de trabajo que originalmente existían y que, por ende, la calidad del servicio prestado ha disminuido al mínimo. También es obvio que esto se produce para que el dueño de la contrata que logra la licitación gane dinero a manos llenas gracias al despido de los trabajadores y/o a la precarización de su situación laboral.

Pero, ¿Es la municipalización una reivindicación propia de un partido marxista-leninista? El desarrollo propio del capitalismo requiere que los servicios públicos pasen a manos privadas para lograr el beneficio que la clase burguesa exige, la gestión privada de los servicios públicos y el desmantelamiento del “Estado del bienestar” es una consecuencia propia del desarrollo del capital en nuestro país.

Pedir volver hacia atrás en el tiempo y en las situaciones no es propio de un partido de vanguardia de la clase trabajadora. El partido de vanguardia debe saber y, por lo tanto, explicar a su clase que lo sucedido es propio del desarrollo este sistema, que se explica desde el socialismo científico, y que el objetivo de los trabajadores no es la municipalización sino la lucha por lograr que el sistema de producción cambie, empezando por la empresa en la que trabaja diariamente.

La municipalización no es más que un imposible, que ningún gobierno -por más reformista que sea- va a poder llevar a cabo por el simple hecho de que contraviene las propias leyes del sistema capitalista. Y, aunque se llevara a cabo, los trabajadores seguirían sin ser los dueños de la producción, por lo que nuestra clase continuaría expuesta a cualquier nuevo ataque del capital.

Los comités de empresa, los delegados y los mismos trabajadores de cada empresa juegan el papel fundamental, pues deben ser ellos quienes, unidos en asambleas, exijan y encabecen ese cambio de sistema productivo, que no solo no es imposible de conseguir sino que además es urgente y vital para nuestra clase, pues de su consecución o no dependen, literalmente, nuestras vidas como trabajadores y la de nuestros hijos.

El Comité Local del Partido Comunista Obrero Español de Madrid muestra toda su solidaridad a los trabajadores del servicio de recogida de basuras, CEMUSA y Línea Madrid y hace un llamamiento a todos los trabajadores por desarrollar y fortalecer las Asambleas de Comités, Delegados y Trabajadores con las que acabaremos, sin duda, con este sistema que nos niega el derecho a la vida y a la dignidad.




Deja un comentario