Ayuso roba a la clase obrera madrileña a través de la sanidad

image_pdfimage_print

Desde que comenzó la construcción del Hospital Isabel Zendal no han parado de resonar los rumores de que, tanto la construcción de éste como diversos costes relacionados con mantenimiento o alimentación entre otros estaban completamente inflados. Ya desde principios de año desde el PCOE analizábamos los sobrecostes y problemas del Hospital Isabel Zendal y de la sanidad madrileña en general. A día de hoy, tenemos que el Hospital Isabel Zendal cuenta con un coste que alcanza los 170 millones de euros en apenas un año de funcionamiento y con un cálculo inicial que era de 51 millones de euros, es decir, los sobrecostes ascienden al 149% del total.

Las corruptelas en torno a este hospital y sus costes no son pocas. Para empezar, la propia construcción del hospital ha supuesto un total de 170% de sobrecoste con respecto al coste inicial, colocándose en 140,1 millones de euros. Además, la construcción se adjudicó a siete empresas “por vía de urgencia y sin concurso público”, es decir, a dedo.

El mismo procedimiento de asignación a dedo se produjo para los 30 millones de euros restantes los cuales han ido destinados a labores de mantenimiento, seguridad o lavandería entre otros a empresas que, además, son sospechosas de tener vínculos con el PP como es Ariete Seguridad o Ferrovial.

Lo más curioso de estos sobrecostes es que se dan en un hospital que actualmente tiene la misma actividad que un ambulatorio: administrar vacunas y cuidar de la friolera de veinte ingresados. Esto se debe a que dentro de los 170 millones de euros invertidos en este hospital a nadie se le ocurrió dotarlo de quirófanos, laboratorios o esas cosas que suelen tener los hospitales. Dotarlo de los elementos necesarios para que el Hospital Isabel Zendal se pudiese considerar un hospital “normal” añadiría unos cuantos millones más de sobrecostes a la ya inflada factura de este.

Es obvio que si el Hospital Isabel Zendal no cuenta con el equipamiento básico no es por una falta de previsión, sino por el motivo por el que este hospital existe. El Hospital Isabel Zendal no es más que un monumento propagandístico que tiene el único fin de aparentar que Isabel Diaz Ayuso se preocupa por los madrileños. Nada más lejos de la realidad, pues aparte de tener este fin propagandístico, el Hospital Isabel Zendal está generando millones de euros a empresas asociadas al PP y quizá, en el futuro podamos saberlo, a los propios dirigentes del PP en la Comunidad de Madrid.

Isabel Diaz Ayuso es la alumna aventajada de Esperanza Aguirre. Fue ella quien comenzó esta ya tradición en la Comunidad de Madrid de construir infraestructuras públicas deficientes que generaban millones en sobrecostes, pero ha sido Isabel Diaz Ayuso la que ha hecho historia creando la que posiblemente es la infraestructura pública más cara e inútil de la historia de nuestra Comunidad.

Por si queda alguna duda de que la presidenta ha construido el Zendal con un fin puramente económico y propagandista, ella misma lo confirma al afirmar el otro día en la Asamblea de Madrid que “no podemos regalarle a todo el mundo la educación porque no es sostenible en el sistema”, mismo pensamiento que tiene la presidenta con la sanidad.

En el comunicado que realizamos a principio de año afirmábamos lo siguiente: “Por enésima vez, la economía se antepone a la sanidad en la Comunidad de Madrid; y en este caso en concreto, no solo se antepone la economía a la sanidad, sino que la primera saca beneficio de la segunda. El Hospital Enfermera Isabel Zendal pasará a la historia como la gran obra propagandística de Ayuso, y a ciencia cierta sabemos que poco a poco conoceremos las corruptelas económicas que se irán sucediendo en torno a esta obra, además de las ya existentes.”

Las corruptelas siguen aflorando y nosotros nos seguimos reafirmando en que en la Comunidad de Madrid es la punta de lanza de la burguesía española, con la corrupción y la explotación de la clase obrera como bandera. A Isabel Diaz Ayuso poco le importa la clase obrera madrileña mientras ella y sus cómplices burgueses generen beneficio económico.

Una vez más se muestra que la única solución ante este sistema criminal que nos condena a las mayores de las miserias es un sistema en el que se prime la salud por encima de la economía, un sistema en el que todas las personas tengan acceso a la sanidad y que esta sea capaz de dar servicio a todas las personas sin distinción. Una vez más la única respuesta es el Socialismo, un sistema en el que se garanticen todas las necesidades básicas de la población y en el que nunca más la salud de las personas sea motivo de especulación.

 

¡ACABEMOS CON EL VIRUS CAPITALISTA!

¡ORGANÍZATE EN EL PCOE!

¡Socialismo o Barbarie!

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en Madrid




Deja un comentario