El gobierno “más progresista” es una marioneta de los monopolios como el más reaccionario

Allá por el año 2003, tanto PSOE como IU no dudaban en señalar al gobierno del fascista Aznar como responsable de las muertes producidas en la guerra contra Iraq, una guerra de rapiña en la que el corrupto PP no dudó en mostrar abiertamente a España como un títere de EEUU en su cruzada contra Iraq al objeto de robarle el petróleo y el gas al citado país del Oriente Medio.

En el año 2003 y durante el primer trimestre de 2004, el PSOE – con personajes como Zapatero, Caldera o Blanco – no dudaban en arremeter contra el lacayuno gobierno del führercito Aznar, al igual que los miembros de IU en el parlamento, tanto por la guerra de Iraq como por los asesinatos de los periodistas Julio Anguita Parrado y José Couso.

El PSOE, una vez conquistó el gobierno en marzo de 2004, no dudó en ir desmarcándose progresivamente de la demanda de la familia de Couso al objeto de conseguir que los asesinos del periodista, tres militares norteamericanos, no quedasen impunes.

Wikileaks demostró como EEUU presionó a España para frenar causas judiciales como la de Couso, las torturas norteamericanas en Guantánamo y los vuelos de la CIA, entre otras.

La propia prensa burguesa, concretamente la gubernamental, señalaba el 30 de noviembre de 2010 lo siguiente sobre el caso Couso:

EEUU contó con la colaboración de autoridades del Gobierno y con información sobre la marcha de las causas judiciales abiertas en la Audiencia Nacional sobre la muerte del cámara de Telecinco José Couso (…) Los documentos filtrados por Wikileaks señalan la colaboración del fiscal general del Estado y de los fiscales Javier Zaragoza y Vicente González Mota. Un documento fechado en primavera de 2007 destaca que el Gobierno español estaba ayudando, concretamente, en el ‘caso Couso’ (…) En enero de 2007, Conde-Pumpido mantuvo una entrevista con el embajador Aguirre para tratar el caso Couso. El fiscal general del Estado explicó que el Gobierno no podía hacer nada en este caso, pero que los fiscales ‘seguirían oponiéndose’ a las órdenes de detención contra los tres militares implicados (…) Por su parte, el fiscal Javier Zaragoza se dirigió en mayo de 2007 al consejero político norteamericano para informarle que se había opuesto al procesamiento de tres militares estadounidenses acusados de la muerte de Couso”.

El 1 de diciembre de 2010 ese mismo medio público señalaba:

Moratinos [Ministro de Asuntos Exteriores del PSOE] y López Aguilar [Ministro de Justicia del PSOE] “trabajaron” para frenar el ‘caso Couso’, según los documentos de EEUU (…) Varios ministros españoles “trabajaron” para que no prosperasen las órdenes de detención internacional contra los tres soldados estadounidenses involucrados en el asesinato del cámara de televisión José Couso en Bagdad, según asegura el ex embajador de EEUU en Madrid Eduardo Aguirre en un telegrama confidencial filtrado por Wikileaks al diario El País. (…) Sobre este asunto, el embajador dirigió un cable a la secretaria de Estado de EEUU, Condolezza Rice, en el que aseguraba que el Gobierno español había ‘ayudado entre bastidores’ a que la fiscalía apelara las decisiones del juez. (…) En julio de 2004, el encargado de negocios de la embajada le dijo al entonces secretario de Estado de Exteriores [Primer Gobierno de Zapatero], Bernardino León, que si el juez acusaba formalmente a los soldados, EEUU esperaba que el Ministerio de Asuntos Exteriores expresara claramente a la Audiencia Nacional su oposición (…) El Juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz dictó, en octubre de 2005, orden de detención internacional contra los tres militares norteamericanos (…) Tras la resolución judicial, los entonces ministros de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, y de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se pusieron en contacto con el embajador para tranquilizarlo (…) López Aguilar le transmitió que el Gobierno ‘pondría todo su empeño en cuestionar la decisión del juez basándose en argumentos técnicos’, mientras que Moratinos le aseguró que ‘si el magistrado arreglaba las cuestiones técnicas, el Ejecutivo pasaría a apelar la resolución (…) Con esta información, el embajador envió un telegrama confidencial en el que señalaba que ‘los ministros españoles están trabajando para que no prosperen las órdenes de detención’.

Como se puede comprobar, fiscales, ministros y Gobierno de España, entre defender a las víctimas, los derechos de un ciudadano español como Couso, o defender a sus amos imperialistas norteamericanos, no dudan en defender a sus amos, a los imperialistas, a los monopolios, a la potencia más criminal que ha parido la historia: EEUU. El PSOE y la fiscalía que tanto decían defender “a la democracia” en el juicio contra el Referéndum del 1 de Octubre y los dirigentes políticos catalanes, no han vacilado en estas dos décadas en alinearse con los que van por el mundo cometiendo todo tipo de crímenes de lesa humanidad – EEUU y su ejército – a la vez que pisoteaban los derechos de sus propios ciudadanos como el cámara de televisión Couso. Mientras José Zaragoza, el fiscal en el caso de José Couso, se puso la bandera de las barras y las estrellas colaborando con EEUU para obstaculizar las acciones del juez Pedraz y, por tanto, salvaguardar a los criminales que asesinaron a Couso, en el circo realizado en el Tribunal Supremo contra el referéndum del 1 de Octubre, no dudó en ponerse la bandera rojigualda para pasar como un “salvador” de la patria indicando que “buscaban la claudicación del Estado”, entre otras joyas. Su bandera, sin duda, es la del imperialismo, la de la opresión.

Ahora vemos el último episodio ignominioso del Estado español y su gobierno contra José Couso, sus familiares, y toda aquella gente que se opone a los crímenes perpetrados por el imperialismo, de tal manera que el Gobierno del PSOE y PODEMOS/IU/PCE ha solicitado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo que rechace la demanda presentada por la familia de José Couso que denuncia que España vulneró el Convenio Europeo al archivar la justicia española la causa penal. En lo que no es más que la continuidad por parte del gobierno “más progresista” de la historia de la política del gobierno corrupto y reaccionario de Rajoy y su reforma de restricción de la justicia universal. O lo que es lo mismo, la continuidad de la política del fascista Rajoy votada favorablemente por todos los oportunistas, la falsa izquierda, en la moción de censura de junio de 2018 por la que accedió a la presidencia del gobierno Pedro Sánchez.

Como puede comprobarse, el Estado español es una marioneta del imperialismo norteamericano, es una marioneta de la potencia más criminal que ha parido la historia, EEUU. Bajo el capitalismo no existen derechos para los pueblos sino la impunidad de los criminales capitalistas para que a sangre, fuego, tortura y engaño impongan sus intereses y su criminal hegemonía como clase dominante. Los pueblos del mundo únicamente podrán conquistar la paz y los derechos destruyendo al imperialismo y construyendo el socialismo.

 

¡Justicia para José Couso!

¡Abajo el imperialismo!

¡Por el Socialismo!

 

Madrid, 20 de enero de 2021

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Deja un comentario