El oportunismo en las calles para las nuevas elecciones

image_pdfimage_print

El pasado 20 de febrero vimos como una movilización popular hizo frenar la tala de árboles que estaba programada hacer para la construcción de una nueva estación de metro en Madrid. Esta estación de metro sería una ampliación de la línea 11. Pocos días después de la movilización contra la tala, vimos cómo los medios de comunicación vendían como una victoria la paralización de dicho proyecto. Todo esto en mitad de un parque del distrito de Arganzuela, al igual que quieren hacer en el parque de Comillas. Este último en el distrito de Carabanchel.

Nos dice la Comunidad de Madrid que el proyecto se va a paralizar y se va a hacer un estudio individualizado para cada árbol, para evaluar si se puede trasplantar a otra zona o no. Los que querían talar todos los árboles, dan la vuelta y dicen que quieren salvar todos los posibles. Pero ante esta promesa de la Comunidad de Madrid nos encontramos con que ya existía un informe de 2020 donde se dice que solo pueden salvar una ínfima parte de todos los árboles que se encuentran donde se quiere hacer la estación de metro. ¿Qué va a cambiar este nuevo informe respecto al anterior? Lo único que es innegable es que la tala ya está autorizada, y pese a que se haya ganado “tiempo” desde las organizaciones de vecinos, la Comunidad de Madrid puede proceder cuando quiera. Promesas vacías de la derecha y de la socialdemocracia sobre la tala de árboles.

Pero estas promesas de la socialdemocracia no las vemos solo en esto. Las señoras Rita Maestre y Mónica García, candidatas a alcaldesa y presidenta por Más País, se están haciendo un tour en los últimos meses por todas las protestas populares. No debemos de extrañarnos, las elecciones están a la vuelta de la esquina y ahora parecen interesarse por los problemas de los madrileños. Este teatro es denominador común en quienes dicen estar del lado de los trabajadores, muestran un apoyo supuestamente desinteresado hacia las luchas de la clase obrera madrileña para, una vez obtenido el rédito político, traicionarnos.

Tenemos el ejemplo de Manuela Carmena con los trabajadores del ERE de Coca Cola en Fuenlabrada, donde poco antes de las elecciones acudió al campamento que tenían los trabajadores enfrente de la fábrica para decirles que estaba a favor de su lucha y que, si salía alcaldesa del Ayuntamiento de Madrid, no iba a hacer ningún contrato con la empresa de Coca Cola mientras se mantuviera el conflicto laboral y, 4 meses después, ya incumplió su promesa con los “árboles de la vergüenza” navideños de Callao y Sol, o con las Meninas de Coca Cola bajo su mandato en 2018. Misma traición con los trabajadores de Correos En Lucha, con los trabajadores de Telefónica y con los trabajadores de la limpieza urbana y jardinería a quienes prometió la remunicipalización de los servicios y en lugar de eso acabó renovando los contratos con las empresas privadas y concediéndoles subvenciones. Tampoco se puede olvidar su falso apoyo a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca en precampaña, utilizando incluso su lema de “sí se puede”, para en diciembre de ese mismo año decir que “Madrid es una ciudad libre de desahucios” mientras había una media de 20 desahucios al día, o que los inquilinos debían colaborar con el pago si no querían ser desahuciados, como si fuera una decisión propia no tener recursos económicos.

En el distrito de La Latina, más concretamente en el centro comercial de la Ermita del Santo y en el Paseo de Extremadura y la Avenida de Portugal-por la zona de Batan, Lucero, Campamento- se han estado dando movilizaciones, a las que acude como estrategia electoral Más País.

En el primer caso, en el centro comercial de la Ermita del Santo, los vecinos se están movilizando en contra de la creación de nuevas viviendas. Se manifestaron en contra porque consideran que es un pelotazo urbanístico en toda regla, y que además lo que propiciaría la creación de más viviendas es convertir el barrio de Puerta del Ángel en insostenible. Acudirían más habitantes y con la mermada falta de servicios no se daría abasto, además de todos los coches y aparcamientos que se necesitan. Este nuevo proyecto viene acompañado de la “modernización” del barrio de Puerta del Ángel, que está provocando que la especulación con la vivienda esté al orden del día. Se está echando a los vecinos de sus propias casas para que estas sean compradas por los fondos buitre y que especulen con la vivienda. Allí estaba la señora Maestre. Ella, que se presenta por Más Madrid, parece olvidar que su tan admirada Manuela Carmena durante su alcaldía hizo lo mismo en el distrito de Tetuán. En aquellos terrenos parece que le importaban poco los árboles y la pérdida patrimonial. Le importaba su poltrona, pues ella estaba en el Ayuntamiento con Manuela.

En cuanto al segundo caso, se trata del soterramiento de la A5. Esto ya es una reivindicación que se puede considerar histórica por los vecinos. Llevan años pidiendo al ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid que por su salud la autovía A5 sea subterránea para así evitar las consecuencias innumerables de que los coches pasen, literalmente, a escasos metros de sus viviendas durante las 24 horas del día. Ahora es una de sus promesas estrella, dar una solución a este problema que Carmena ya tenía solucionado, según ella. Otra promesa más, que ya había prometido Almeida solucionar, y a su vez Carmena.

Día tras día nos encontramos con este tipo de promesas vacías que no van a ser cumplidas. Nos engaña tanto la socialdemocracia madrileña como los fascistas que están instalados en el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. En unos meses tenemos ante nosotros una nueva farsa electoral y estos oportunistas no van a dudar en echarse a la calle con las movilizaciones de vecinos para dejarse ver y conseguir votos. Y no hay que dudar en lo siguiente: si se acaban instalando en los puestos que tanto desean, de repente, van a olvidarse de todo de lo que habían prometido. Ya nos lo han demostrado en muchísimas ocasiones. Tenemos una ciudad que ha sido vendida a la burguesía, los ricos, mientras que la clase obrera ha sido expulsada de sus barrios, del centro, de sus parques, en definitiva, de todos lados. Ya en esta ciudad no tenemos ni una pizca de ocio con el tipo de políticas que se están llevando. El ocio es para ellos, para la burguesía, mientras que nosotros tenemos que estar encerrados en nuestras casas porque no tenemos ninguna otra opción económica.

Todos y cada uno de los problemas aquí mencionados nacen de una raíz en común, el sistema capitalista, la realidad nos muestra la necesidad de unir todas las luchas en una sola, no podemos volver a caminar hacia callejones sin salida, debemos aprender del pasado y comprender que nuestros problemas tienen un origen común, así como una solución común: la unión de todas las luchas en una sola contra el sistema capitalista, contra el sistema que nos impone una vida de miseria y, para ello, es fundamental dar pasos hacia la construcción del FUP (Frente Único del Pueblo), con el propósito de encaminar todas nuestras fuerzas hacia la destrucción de este sistema, el cual ya no tiene nada que ofrecer a la clase obrera más que miseria.

 

ÚNETE AL FRENTE ÚNICO DEL PUEBLO

UNAMOS TODAS LAS LUCHAS CONTRA EL CAPITALISMO

 

Comité regional del PCOE en Madrid




Deja un comentario