Los asesinatos LGBT son otra muestra más del fascismo rampante del Estado español [ESP/GAL]

El pasado sábado 3 de julio un grupo de 7 personas propinaron una paliza en las calles de A Coruña a un joven LGBT, que resultó en el asesinato del mismo a las 3:00 am. En la misma ciudad, una semana antes, una pareja perteneciente al mismo colectivo era también agredida en las calles al grito de “maricones”. Estos dos incidentes no son más que la punta del iceberg de centenas, si no miles, que ocurren todos los años en el Estado español. Un Estado que, como el resto del mundo, se hunde en una crisis sin precedentes y, como no puede ser de otra forma, en una expresión de la lucha de clases cada vez más exacerbada.

Mientras por un lado las marionetas del PSOE y Podemos nos intentan vender un lavado de cara de las instituciones hablando de Feminismo y de Orgullo, lo cierto es que la realidad se acaba imponiendo, puesto que el Estado español está compuesto por unas instituciones que en sí mismas son la más pura representación del fascismo y de la podredumbre humana. De ahí la encarcelación de Pablo Hasel, junto a otros muchos presos antifascistas. De ahí procedimientos judiciales completamente absurdos por escribir en redes sociales chistes sobre el fascista Carrero Blanco.

Si nos remontamos al 2005, año en el que el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero legalizó el matrimonio homosexual, las consignas de aquella eran que dicha ley permitiría un gran avance hacia el colectivo, pero lo cierto es que en 2021 podemos ver cómo cada vez aumentan más los crímenes contra los homosexuales y esto es porque la violencia emana principalmente del modelo económico y social. Y es que el capitalismo es pura violencia, ya sea de una forma más o menos visible.

Los interesados en hacer creer al pueblo trabajador que con la aprobación de leyes nos dirigimos al progreso, realmente quieren la desmovilización total de la clase obrera para que ésta solucione sus problemas en unas instituciones que no le pertenecen. Mientras tanto, el proletariado y sus clases amigas pierden cada vez más conquistas históricas.

El oportunismo ya tiene preparada hoy el arma arrojadiza. Nos indican que el aumento de las agresiones homófobas tiene que ver con la aparición de VOX y su “discurso del odio”, lo cual a todas luces es una afirmación que maquilla el verdadero motivo del aumento de la violencia en el Estado español. Y es que mucho antes de que el partido de Santiago Abascal entrase en el Parlamento, ya se daban agresiones fascistas por la calle con total impunidad.

El 27 de abril de 2017, dos años antes de que VOX entrase en el Congreso de los diputados, el neonazi Manuel Herrera Perejón agredía a un hombre en Bilbao al son de “¿tú eres proetarra?” mientras otro colega lo grababa. Y esa no sería la primera vez que Herrera Perejón cometería un delito, puesto que ese hombre ya había estado en la cárcel anteriormente por un crimen homófobo que le salió bien barato (tan sólo una orden de alejamiento y dos meses de prisión provisional) y hasta un homicidio en grado de tentativa que pocas consecuencias ha causado a su libertad. Mientras tanto, los chavales de Alsasua siguen en sus celdas por un montaje policial que data de un año antes.

V. I. Lenin decía en 1916 que la reacción política era sin duda una de las características del imperialismo y no hay una mejor frase para la situación que estamos viviendo en el Estado español actualmente. Un crimen, a todas luces organizado, contra el colectivo LGBT no es más que la expresión política de una sociedad que lleva mamando de la teta del franquismo desde 1939 y que, aún por encima, se encuentra en una bancarrota sin precedentes, con una deuda que supera el 125% del PIB. Los elementos fascistas extra-institucionales, que existían antes de VOX y que existirán mientras haya explotación del hombre por el hombre, actúan como un perfecto medidor de la fuerza que necesita para sostenerse el capitalismo hoy día. El imperio sólo existe en la actualidad gracias a la violencia explícita y desvergonzada.

Los revolucionarios vemos el machismo, la homofobia, la transfobia, el racismo y otros delitos de odio como la expresión de una sociedad que no puede avanzar si su sistema económico no cambia por completo. A mayor sea la crisis del capitalismo, con mayor virulencia se expresarán los elementos más reaccionarios de la sociedad. A su vez, denunciamos al oportunismo que sale todos los días en los medios de comunicación para convencernos del progreso que estamos alcanzando mientras cada día el fascismo tiene más legitimidad gracias a ellos.

La contradicción que rige el mundo a día de hoy es Imperialismo o Socialismo y todo el que intente ocultarlo es que desde luego ha elegido defender al capitalismo más sanguinario, que a día de hoy se expresa en su inmensa mayoría como fascismo. Los trabajadores, en toda su diversidad, debemos de organizar el Frente Único del Pueblo, pues sólo este representará la única institución que nos dará justicia y libertad.

 

¡Frente a las agresiones lgbt-fóbicas, organización como clase!

¡Mandemos el fascismo al estercolero de la historia!

¡Construyamos el Socialismo!

 

Comité Provincial del Partido Comunista Obrero Español (PCOE) en A Coruña

 

Os asasinatos LGBT son outra mostra máis do fascismo rampante do Estado español

 

O pasado sábado 3 de xullo un grupo de 7 persoas propinaron unha malleira nas rúas da Coruña a un mozo LGBT, que resultou no asasinato do mesmo ás 3:00 am. Na mesma cidade, unha semana antes, unha parella pertencente ao mesmo colectivo era tamén agredida nas rúas ao berro de “maricóns”. Estes dous incidentes non son máis que a punta do iceberg de centenas, se non miles, que ocorren todos os anos no Estado español. Un Estado que, como o resto do mundo, afúndese nunha crise sen precedentes e, como non pode ser doutra maneira, nunha expresión da loita de clases máis exacerbada.

Mentres por un lado as marionetas do PSOE e Podemos téntannos vender un lavado de cara das institucións falando de Feminismo e de Orgullo, o certo é que a realidade remata por impoñerse, posto que o Estado Español está composto por unhas institucións que en si mesmas son a máis pura representación do fascismo e da podremia humana. De aí o encarceramento de Pablo Hasel, xunto a outros moitos presos antifascistas. De aí procedementos xudiciais completamente absurdos por escribir en redes sociais chistes sobre o fascista Carrero Blanco.

Se nos remontamos ao 2005, ano no que o PSOE de Jose Luis Rodríguez Zapatero legalizou o matrimonio homosexual, as consignas daquela eran que dita lei permitiría un gran avance cara o colectivo, pero o certo é que en 2021 podemos ver como cada vez aumentan máis os crimes contra os homosexuais e isto é porque a violencia emana principalmente do modelo económico e social. E é que o capitalismo é pura violencia, xa sexa dunha maneira máis ou menos visible.

Os interesados en facer crer ao pobo traballador que coa aprobación de leis dirixímonos ao progreso, realmente queren a desmobilización total da clase obreira para que estas soluciones os seus problemas nunhas institucións que non lle pertencen. Mentres tanto, o proletariado e as súas clases amigas perden cada vez máis conquistas históricas.

O oportunismo xa ten preparada hoxe a arma arreboladiza. Indícannos que o aumento das agresións homófobas ten que ver coa aparición de VOX e o seu “discurso do odio”, o cal a todas luces é unha afirmación que maquilla o verdadeiro motivo do aumento da violencia no Estado español. E é que moito antes de que o partido de Santiago Abascal entrase no parlamento, xa se daban agresións fascistas pola rúa con total impunidade.

O 27 de abril de 2017, dous anos antes de que VOX entrase no Congreso dos deputados, o neonazi Manuel Herrera Perejón agredía a un home en Bilbao ao son de “¿tú eres proetarra?” mentres outro colega o gravaba. E isa non sería a primeira vez que Herrera Perejón cometería un delito, posto que ese home xa estivera no cárcere anteriormente por un crime homófobo que lle saíu ben barato (tan só unha orde de afastamento e dous meses de prisión provisional) e ate un homicidio en grado de tentativa que poucas consecuencias causoulle á súa liberdade. Mentres tanto, os rapaces de Altsasu seguen nas súas celas por unha montaxe policial que data dun ano antes.

V. I. Lenin dicía en 1916 que a reacción política era sen dúbida unha das características do imperialismo e non hai unha mellor frase para a situación que estamos a vivir no Estado Español actualmente. Un crime, a todas luces organizado, contra o colectivo LGBT non é máis que a expresión política dunha sociedade que leva mamando da teta do franquismo dende 1939 e que, aínda por riba, atópanse nunha bancarrota sen precedentes, cunha débeda que supera o 125% do PIB. Os elementos fascistas extra-institucionais, que existían antes que VOX e que existirán mentres haia explotación do home polo home, actúan como un perfecto medidor da forza que necesita para sosterse o capitalismo hoxe en día. O imperio só existe na actualidade grazas á violencia explícita e desvergoñada.

Os revolucionarios vemos o machismo, a homofobia, a transfobia, o racismo e outros crimes de odio como a expresión dunha sociedade que non pode avanzar se o seu sistema económico non muda por completo. Canto maior sexa a crise do capitalismo, con maior virulencia expresaranse os elementos máis reaccionarios da sociedade. A súa vez, denunciamos ao oportunismo que sae todos os días nos medios de comunicación para convencernos do progreso que estamos a alcanzar mentres cada día o fascismo ten máis lexitimidade grazas a eles.

A contradición que rexe o mundo a día de hoxe é Imperialismo ou Socialismo e todo o que intente ocultalo é que dende logo elixiu defender ao capitalismo máis sanguento, que a día de hoxe exprésase na súa inmensa maioría como fascismo. Os traballadores, en toda a súa diversidade, debemos de organizar a Fronte Única do Pobo, pois só esta representará a única institución que nos dará xustiza e liberdade.

 

Fronte ás agresións lgbt-fóbicas, organización como clase!

Mandemos ao fascismo ao vertedoiro da historia!

Construamos o socialismo!

 

Comité Provincial do Partido Comunista Obrero Español (PCOE) na Coruña




Deja un comentario