Solo la clase obrera puede acabar con la barbarie

image_pdfimage_print

Sin duda alguna, la intervención militar rusa en Ucrania está mostrando con nitidez la esencia fascista de las mal llamadas “democracias occidentales”. De manera sistemática se censuran medios de comunicación rusos, se censuran a aquéllos que no provean a la sociedad de la versión “oficial” de lo dictado por EEUU, que no es más que una historia ficticia que se aleja de la realidad.

Rusia ha llevado ante el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas, en el último mes, la denuncia sobre la guerra biológica emprendida por EEUU contra ese país, mostrando como prueba la existencia de 26 laboratorios norteamericanos en Ucrania donde EEUU desarrollaba armamento biológico sobre la base de ántrax, cólera y COVID-19, entre otros agentes patógenos.

El portavoz de la Cancillería china, Lijian Zhao, como consecuencia de las denuncias de Rusia, exigió una verificación multilateral sobre los 336 laboratorios que EEUU tiene en 36 países bajo su control, incluidos los 26 laboratorios que se hallan en territorio ucranio.

La respuesta de EEUU, así como de sus aliados – o subalternos -, no fue otra que la de desviar la atención alertando de un ataque con armas biológicas por parte de Rusia contra la población ucraniana así como de un posible ataque atómico, aparte de negar lo que las pruebas y los datos puestos encima de la mesa por Rusia certifican. Hay que recordar que EEUU no sólo ha usado armas biológicas contra ciudadanos de otros Estados, como por ejemplo en Vietnam o Iraq, sino también contra su propia población como, por ejemplo, la operación Sea-Spray en San Francisco en septiembre de 1950, rociando a la población con las bacterias Serratia Marcesens y Bacillus Globigii, infectando a ciudadanos norteamericanos en la década de los 30s del siglo XX con células cancerosas, ejecutando entre 1954 y 1973 la Operación Whitecoat donde se experimentó con 2.200 personas, sin su consentimiento, a los que se les inoculó ántrax, brucelosis, toxina botulínica, peste, peste bovina, la bacteria Francisella tularensis, la fiebre Q, la fiebre amarilla y la peste bubónica entre otros agentes patógenos, entre otros muchos experimentos masivos con armas biológicas que EEUU ha llevado a cabo contra su propia población.

Los medios de comunicación a nómina de los monopolios y de la OTAN, por ejemplo la Agencia EFE, nos decían el día 16 de marzo de 2022, para desacreditar lo denunciado por Rusia lo siguiente:

 

Sin embargo, una semana antes y previamente a la denuncia de Rusia, el día 9 de marzo de 2022, ese mismo medio, la Agencia EFE, señalaba lo siguiente:

También se ha tenido conocimiento de un documento norteamericano que apuntala la denuncia de Rusia, concretamente el Acuerdo entre el Departamento de Defensa de los EEUU y el Ministerio de Sanidad de Ucrania acerca de la Cooperación en el Área de Prevención de Proliferación de la Tecnología, los Patógenos y los Conocimientos Especializados que podrían utilizarse en el Desarrollo de Armas Biológicas.

El Director de Le Monde Diplomatique en español, Ignacio Ramonet, posteó en su red social el pasado 29 de marzo un mensaje urgente sobre los laboratorios ucranianos financiados por los EEUU donde informaba de las denuncias rusas en el Consejo de Seguridad de la ONU e indicaba que “el delegado ruso especificó las enfermedades y epidemias, los medios de su liberación, los países en los que se están probando y cuándo y dónde se llevaron a cabo los experimentos con o sin el conocimiento de los gobiernos de estos países, y confirmó públicamente que entre los experimentos y efectos está el virus responsable de la actual pandemia y la gran cantidad de murciélagos utilizados para transmitir este virus”.

Ramonet señala en su mensaje del pasado 29 de marzo “A los que quieran saber cuáles son los pájaros numerados… y cómo América mata al mundo sin un solo tiro (…) Aves de destrucción masiva (…) Rusia no esperaba descubrir, como parte de su campaña militar en Ucrania, aves numeradas producidas por laboratorios biológicos y bacteriológicos en Ucrania financiados y supervisados por los Estados Unidos de América (…) ¿Pero qué son los pájaros numerados? Después de estudiar la migración de las aves y observarlas a lo largo de las estaciones, los especialistas ambientales y los zoólogos podrán conocer el camino que toman cada año estas aves en su viaje estacional, incluidas las que viajan de un país a otro o incluso de un continente a otros (…) Aquí entra el papel de la inteligencia de las partes que llevan un plan malévolo, un grupo de estas aves migratorias son “arrestadas”, digitalizadas y provistas de una cápsula de gérmenes que llevan un chip para ser controlados a través de computadoras, luego son liberadas de nuevo para unirse a las aves migratorias a los países donde se planea el daño. (…) Se sabe que estas aves toman un camino desde el mar Báltico y el mar Caspio hasta el continente africano y sudeste asiático, y otros dos vuelos desde Canadá a América Latina en primavera y otoño. Durante su largo vuelo, se monitorea su desplazamiento paso a paso por intermedio de satélites, y se determina su ubicación exacta, si quieren, por ejemplo, dañar a Siria o Egipto, el chip se destruye cuando el pájaro está en sus cielos. Se mata el pájaro y cae llevando la epidemia, y las enfermedades se esparcen en tal o cual país. Así, el país enemigo ha sido dañado sin ningún costo militar, económico o político (…) La numeración de las aves migratorias es considerada un delito por el derecho internacional, porque son aves que penetran el cielo y el aire de otros países, y si se les provee de gérmenes, entonces esta ave se convierte en un arma de destrucción masiva. Por lo tanto, en el derecho internacional, se considera prohibido el uso de aves para lanzar ataques mortales contra un oponente, y quien comete el uso de aves para lanzar ataques mortales contra un oponente, y quien comete un acto tan inmoral e inhumano es castigado, y esto es lo que hizo que América no temblara ante ningún castigo (nadie se atreve a castigarlos a ellos)”.

Concluyendo Ramonet lo siguiente: “Los rusos tienen una fuerte carta de presión, cuando dicen que han capturado las aves, quiere decir que los americanos están agarrados con las manos en la masa, con todos los detalles que contiene que prueban la condena decisiva. Esto obliga a pensar en la posibilidad de que todos los virus que han infectado a humanos en este siglo, especialmente los últimos, como el ébola, que afectó a África, ántrax, gripe porcina y aviar, y actualmente el Covid-19 todos provengan de laboratorios financiados y administrados por los Estados Unidos de América, y esto es lo que hizo que China presentara una solicitud urgente, seria y estricta para realizar una investigación internacional sobre la aparición repentina del coronavirus, es muy probable que Estados Unidos haya utilizado aves migratorias para matar ciudadanos de China”.

Rusia también aportó nombres de personas y empresas vinculadas a la guerra biológica desarrollada por los EEUU, donde destacan la participación del hijastro de John Kerry – el que fuera secretario de Estado norteamericano durante el segundo mandato de Obama – y el hijo de Joe Biden – actual presidente de EEUU- Hunter Biden y la actividad de las Empresas Metabiota, Burisma Holdings, Global Viral y Black & Veatch Special Projects así como la financiación por parte de la Secretaría de Defensa de los EEUU que se inicia a partir de 2014, tras el golpe de estado fascista realizado en Ucrania con el apoyo de EEUU y la UE. En 2016 esas empresas norteamericanas, intensifican su labor, con el nombramiento de Uliana-Nadezhda Suprún, ciudadana norteamericana descendiente de nazis ucranianos, como ministra interina de la Salud de Ucrania.

Y Rusia también puso encima de la mesa efectos de esa guerra biológica de EEUU, como por ejemplo que el desarrollo de esas armas explica el brote de fiebre porcina dado entre militares ucranianos que custodiaban el laboratorio biológico de Járkov que provocó 20 muertes en el año 2016, hecho que fue silenciado por EEUU y por Ucrania según denuncia el Estado ruso.

Lo denunciado por Rusia, con evidencias claras, ante el Consejo de Seguridad, tiene engarce con otros muchos hechos producidos y aparecidos ante la opinión pública mucho antes, incluso, que EEUU y la UE perpetraran el golpe fascista de Maidán en Ucrania, baste recordar para ello, por ejemplo, que en el año 2013 la revista Veterans Today denunció que el Pentágono invirtió 300 millones de dólares en un programa secreto de guerra biológica en el Laboratorio Central de Referencia en Tibilisi, en Georgia en la frontera con Rusia.

En marzo de 2020 China abiertamente señaló a EEUU como responsable de introducir la COVID-19 en ese país asiático, aseveración apoyada por personajes como el exfuncionario de la CIA Philip Giraldi. Con los datos aportados por Rusia, y silenciados por los medios de comunicación al dictado de la OTAN, lo denunciado por China en 2020 muestra la responsabilidad de EEUU en la introducción de la Covid-19 en ese país y, por consiguiente, como causante de una pandemia que ha matado a más de 6 millones de personas en estos dos años.

El imperialismo se halla en bancarrota económica, el desarrollo de la automatización aniquila progresivamente al sistema capitalista el cual solo puede sostenerse por la violencia y la barbarie, por la guerra mundial con armas con capacidad de asesinar mayor de las que jamás han existido donde un ave migratoria se torna en un arma de destrucción masiva. ¡Esa es la lógica criminal del imperialismo! Y ante esta situación en la que se encuentra el capitalismo los monopolios no tienen más salida que la guerra mundial, la destrucción de fuerza productiva y la destrucción de parte de la población mundial, de obreros y campesinos.

Y es en la guerra mundial en la que ya nos encontramos donde EEUU y sus adláteres libran batalla contra Rusia y sus aliados en territorio ucraniano siendo la clase obrera ucraniana quienes serán los directamente sacrificados hoy por EEUU y el pelele que dirige el estado ucraniano que es una marioneta estadounidense, pero no será el único sino la clase obrera en su conjunto, la clase obrera a nivel internacional quienes pondremos los muertos para que los imperialistas sostengan su moribundo sistema.

En el Estado español, el gobierno de coalición del PSOE y de PODEMOS/IU/PCE demuestra que los oportunistas y la socialdemocracia cuando están en el poder actúan de la misma manera que los fascistas, no dudando en posicionarse como subalternos de los EEUU y su organización criminal de la OTAN metiendo en la guerra al país e incrementando el presupuesto militar enviando armamento al Estado nazi ucraniano a la par que se recortan todavía más los derechos y los salarios de los trabajadores. El gobierno español del PSOE y de PODEMOS/IU/PCE ha demostrado que su política exterior es la guerra imperialista, es la defensa a ultranza del fascismo y es poner en riesgo a todo el pueblo con su decisión de tomar partido en esta guerra.

Ante la barbarie en la que estamos viviendo, donde los capitalistas – ya se llamen de izquierda o de derecha en la práctica todos ellos abrazan la reacción, el fascismo – no vacilan a la hora de asesinar a todo aquél que le sobra pues su sistema económico y político en franca bancarrota no puede ofertar más que eso, asesinato y brutalidad, únicamente la clase obrera puede poner fin a la barbarie capitalista. Los capitalistas son hienas sedientas de sangre a los que no les importan las vidas humanas y únicamente les preocupa la salud de sus bolsillos – hinchados fruto del derramamiento de sangre inocente y del saqueo de los trabajadores del mundo – y sólo la clase obrera puede frenar la guerra imperialista, la guerra que se hace para que los muy ricos sean más ricos a costa de la muerte y el sufrimiento de los pueblos, donde la clase obrera pone la sangre y los muertos.

Hoy luchar por la paz es luchar por el socialismo y por el derrocamiento revolucionario del capitalismo. El criminal gobierno que hoy dirige el Estado español, llegado el momento, no dudará en reclutar a los obreros para embarcarlos en la guerra contra otros hermanos de clase de otras latitudes del mundo, porque a la guerra imperialista van los obreros y sus hijos que son los que mueren, los burgueses no van a la guerra sino que se quedan robando y parasitando. Es hora de que los trabajadores y las trabajadoras de este país salgamos en tromba a las calles contra el capitalismo y su Estado corrupto, contra este gobierno fascista de PSOE y PODEMOS/IU/PCE que condena a la clase obrera a la miseria mientras incrementa el gasto en la guerra y en armar a alimañas fascistas como es el Estado ucraniano y sus bandas paramilitares de mercenarios nazis; es el momento de que los trabajadores nos organicemos construyendo asambleas del Frente Único del Pueblo al objeto de tejer nuestros órganos de poder popular con los que acabar con la burguesía y sus instrumentos de poder imponiendo la democracia y la paz de los trabajadores, imponiendo el socialismo que ponga a disposición de la clase obrera toda la riqueza del país y que castigue sin piedad a aquéllos que hacen de la guerra imperialista y del robo su vida, esto es, a la burguesía.

 

¡SOLO LA CLASE OBRERA PUEDE ACABAR CON LA GUERRA, CON EL CAPITALISMO!

¡PROLETARIOS DEL MUNDO, UNÍOS Y LEVANTAOS CONTRA VUESTROS ESTADOS CAPITALISTAS, POR LA REVOLUCIÓN MUNDIAL!

¡ABAJO EL ESTADO FASCISTA ESPAÑOL Y SU GOBIERNO TRAIDOR!

 

Madrid, 17 de abril de 2022

COMITÉ EJECUTIVO DEL PARTIDO COMUNISTA OBRERO ESPAÑOL (P.C.O.E.)




Deja un comentario