Los ERTEs, una forma más de proteger al capital

Gobierno y patronal han iniciado una potente campaña de propaganda, utilizando para ello todos sus medios de comunicación -medios de masas, tanto clásicos como nuevas tecnologías-, con el objetivo de “vender” al pueblo las bondades de los Expedientes De Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

El argumento es que, gracias al ERTE se mantendrá el empleo en el futuro y que se paga al trabajador, al menos, el 70% del salario. Sin embargo, la realidad es que,

1. El trabajador pierde, como mínimo, el 30% del salario por una crisis que no ha provocado.
2. Aún en el caso de que la empresa pague el 30% restante al trabajador, es el Estado el que se hace cargo de pagar el 70% del salario a los trabajadores despedidos por el ERTE.


Es decir, que el ERTE lo pagamos entre todos. Y cabe recordar que, según el informe de Oxfam Intermon, el 84% de los impuestos que recauda el Estado lo pagan las familias y tan sólo el 13% viene de las empresas, que han ido reduciendo su peso tributario desde que comenzó la pasada crisis en 2008, gracias a la ingeniería fiscal.

Son las familias, a tenor de los datos, los que pagan las consecuencias de los ERTEs que Gobierno y Patronal se esfuerzan tanto por promocionar durante esta crisis. Las empresas y sus propietarios, sin embargo, no han hecho más que esquivar el pago de impuestos para ganar más dinero durante la época de “bonanza económica” y proteger ahora, en momentos de crisis, todos sus beneficios.

Esto es el capitalismo y no la mentira que pretenden vendernos desde sus medios de propaganda constantemente. El capitalismo es la apropiación y el robo constante de una clase -la burguesa, dueña de los medios de producción- contra la otra -el proletariado, los que nada tienen salvo su fuerza de trabajo- sean cuales sean las circunstancias.

¿Cuántas veces hemos tenido que escuchar desde televisión, prensa, radio, youtube… que el capitalismo es el mejor de los sistemas posibles, que las empresas son fundamentales para la sociedad, y demás mentiras? Pero la realidad es tozuda. Ahora, en plena crisis del coronavirus, empresas que declararon miles de millones de euros de beneficios en el ejercicio de 2019 -como Inditex, Renault, Ikea, Ryanair, Iberia, Vueling, HyM, FNAC o El Corte Inglés entre otros- apenas han tardado unos días es acogerse al ERTE.

Miles de millones en beneficios que los han generado sus trabajadores, la mayoría de ellos mal pagados, en el umbral del salario mínimo algunos, y ahora expulsados de sus empresas al paro para que sea el Estado (es decir, con los impuestos que los propios trabajadores han pagado, en su mayoría) quien se haga cargo del 70% de su salario. Según cifras incompletas, ya se han ejecutado 200 mil ERTEs que han mandado al paro a 1,5 millones de trabajadores. Cifra que irá en aumento mientras dure el estado de alarma.

Esto nos es más que una estratagema de la patronal, y ejecutada por su Gobierno, para que seamos los propios trabajadores quienes paguemos la crisis casi totalmente, mientras que los empresarios que se han hecho multimillonarios explotándonos salgan de esta con sus beneficios prácticamente intactos.

Pero no queda aquí el asalto. Es más que previsible el siguiente escenario después de que se levante el estado de alarma. Los medios de comunicación no dudarán en ejecutar la guerra ideológica nuevamente para hacer ver que el empleo, en una situación de crisis económica como la que se prevé, no puede ser como el que había antes y que los “ciudadanos” -es decir, la clase trabajadora- debemos hacer un esfuerzo para superar esa crisis y así convertir los ERTEs de hoy en los EREs del mañana, que serán firmados por los sindicatos amarillos CCOO, UGT, Fasga o Fetico con la misma facilidad que los firman ahora.

Nos enfrentamos a momentos decisivos en los que, con un estado absolutamente quebrado ya, la patronal va a intentar una nueva reforma laboral que “flexibilice el empleo”, es decir, que permita a los empresarios pagar menos y explotar mucho más a los trabajadores. Esta guerra ideológica ha comenzado ya, con el clásico interclasismo ante las tragedias. El #EsteVirusLoParamosUnidos no es más que el intento de que la clase obrera camine nuevamente, engañada, bajo los intereses de la burguesía y sus monopolios.

Los trabajadores debemos ahora más que nunca rebelarnos ante esta situación de miseria que vivimos hoy y que se agudizará aún más, y pronto. La clase obrera debe caminar junto con el resto de las capas populares afectadas por el capitalismo, que es el auténtico mal que hay que combatir. Y la lucha debemos darla en un Frente Único del Pueblo que aglutine la política del pueblo trabajador, de los campesinos, de los estudiantes, de los parados, etc… y que permita la superación del criminal sistema capitalista y la construcción del Socialismo, máxima aspiración de la clase trabajadora, que le permita vivir con la dignidad que se merece.

¡No a los ERTEs!
¡No al capitalismo criminal!
¡Por la construcción del Socialismo!
¡Por un Frente Único del Pueblo!


Secretaría de Movimiento Obrero y de Masas del Comité Central del Partido Comunista Obrero Español (PCOE)



Deja un comentario