La burguesía murciana acaba con el Mar Menor

“El capitalismo tiende a destruir sus dos fuentes de riqueza: la naturaleza y los seres humanos” – Karl Marx

 

Desde hace 10 días están apareciendo peces muertos en la laguna salada del Mar Menor por la falta de oxígeno de la misma. En total se han recogido ya unas 5 toneladas, un 66% por ciento más de lo que se recogieron en 2019 cuando ya aparecieron en la orilla del mar miles de peces muertos y se retiraron unos 4.200 kilos de basura en el primer periodo grave de falta de oxígeno que sufrió el Mar Menor.

Esta contaminación de las aguas se debe al exceso de nutrientes de las mismas por el vertido de nitratos y fosfatos que vienen principalmente de la agricultura intensiva y que llevó a que en 2016 se perdiera el 85% de la vegetación marina convirtiéndose la laguna en una “sopa verde”.

 

 

Pero este no es el primer ataque que la burguesía murciana, representada por el PSOE y el Partido Popular que gobierna la Comunidad autónoma desde 1995, ha realizado contra el medio ambiente. A las anoxias de 2019 y la de esta pasada semana se suman otros conflictos actuales como los vertidos sin depurar al Río Segura en Cieza, los desastres ocasionados por la DANA de 2019 o el proyecto para destruir el Monte Arabí, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, mediante la instalación de una granja por parte del Grupo Fuertes. Además, la Bahía de Portman (Sierra Minera Cartagena-La Unión) afrontó uno de los peores desastres medioambientales por residuos mineros de toda Europa donde se vertieron más de 60 millones de toneladas de residuos durante 40 años.

 

Desde hace décadas las injerencias que el capitalismo ha realizado en este enclave son constantes pues se viene potenciando la agricultura intensiva, lo que está ocasionando el empelo masivo de fertilizantes y pesticidas, la degradación de la tierra y la sobreexplotación de los recursos hídricos. Es obligación de nuestro Partido, y de cualquier comunista que se precie de serlo, estar presente en esta lucha dando nuestra alternativa a este problema estructural del capitalismo monopolista de Estado: La Reforma Agraria antilatifundista y antimonopolista.

La burguesía monopolista, representada en este caso por las criminales empresas agrícolas y los políticos lacayos, están ocasionando la destrucción de los recursos naturales por sus ansias de acumulación de riqueza. Mientras los medios de producción estén en manos privadas y los monopolios sean los que marquen el ritmo de la producción, el control por los recursos naturales mediante guerras de rapiña y la explotación desmedida llevada a los máximos extremos, serán las únicas alternativas del imperialismo.

Ante esta desoladora perspectiva solo queda organizarse para luchar por el fin del capitalismo y la socialización de unos recursos naturales de los que la clase obrera no puede verse privada, garantizando así el respeto al medio ambiente.

 

Comité Regional del Partido Comunista Obrero Español (P.C.O.E.) en la Región de Murcia




Deja un comentario